Ir al contenido principal

Ivanhoe García (México)


La poesía de Ivanhoe se manifiesta distinta, es un fonema al filo del éxtasis. Sus versos no dejan nada a la suerte, son una golosina para el oído. García escribe lo que se le antoja, mientras levanta el polvo con susurros y esa droga que conocemos como amor.

 

Poema de amor en el 2000

Solo tenía medio verso

palabras rotas

que duelen como patadas en los bolas

 

ideas maniacas

 

embestir a un toro con una pelota

enano sonriente

cuerpos echados a la suerte

sobre un carrito de supermercado

 

rodillas abiertas

y muchos huesos quebrados

 

Se me olvidaba

el glande cohete

surfear sobre tambos

humanos bolos

un obeso aceitado

que funge el papel de bola de boliche

 

gotcha

 

moretones

sangre

dientes separados de la encía

fractura de nariz

no hay médico para el elenco

solo drogas y alcohol 

 

dolor

reir

dolor

reir

dolor

 

Siempre quise ser Steve-O

con la vestimenta de Johnny Knoxville

el amor es un filme de jackass

 

Las hojas de metal se tropiezan formando un aspa, que cuando cierra, hace que la materia hable.

El fonema de las tijeras 

se manifiesta distinto 

en la tela

en el vello

en las venas

 

Susurros metálicos

qué cortan el viento

el silencio  

la piel  

 

Y el papel estornuda

Y el cartón ronronea

filo en éxtasis

 

¿Qué gritará el hielo cuando sea cortado?

el jabón de barra

la mudez de la burbuja

 

Edwar lo hace en 1990

el césped ríe

árboles que gruñen como dinosaurios

 


La inmediatez del contratiempo

- Por ahorita no

inmediatamente nunca

 

Fármacos entre dientes

tiempo enfermo

 

Y me pisan

los zapatos que llevas de repuesto

para espantar los pájaros ebrios

 

Y el polvo que se despierta

abejas

buscando néctar en pupilas

 

Tobillos de naranjos

en cocheras ajenas

esperando recibir orina

 

extravíe el boleto en primera fila

donde ni el eco reconoce la voz

para el silencio no hay limón

pero muero de hambre

 

Deshidratación a causa de los ojos

qué se ponen pálidos

tiemblan

aguamiel para extranjeros

 

De una sola planta

espinas en los párpados.


 

Tiene el derecho a no guardar silencio, cualquier cosa que diga puede y será usada para salvar a su cuerpo.

Y se atreven a leer

las mujeres de rostros planos

voz

hormigas sin sabor

escalando paredes grises

 

Donde los ojos

comida para pájaros de pechos similares

merienda para peces ahogados

 

Y se confiesan

ante los oídos y la boca muda del aire

frente a extraños de vestimentas negras

dónde no hay monje

solo tijeras

 

Sílabas sobrepuestas

practicando alpinismo

naves voladoras no identificadas por los videntes

fémur de chapulines verdes

 

Tinta, bisturí

aceite sobre papel mantequilla

La herida puede ver de reojo.

 

 

Si de morir se trata que sea atragantado con un dulce

Diminuta golosina en la boca

que no se derrite

pero tampoco es sólido

materia original 

 

todos los lunes me gustaría lamer el universo

porque sabe rico

campos magnéticos

toda su unidad

 

entre todas las células

hay un planeta

se retuerce en su misma órbita

a veces, se parece a marte en su vanidad

 

pareciera que tienes un fax

donde es posible la comunicación con Dios

El dios de Espinosa

panteísmo

única sustancia

 

Se necesita viajar mil años

para encontrar los campos de una uva

vino blanco

estela mucosa

 

Wu zetian

sabe lo que escribo

y se le antoja


Biografía

Ivanhoe García, (Guadalajara, México, 1993). Estudiante de la licenciatura en filosofía en la Universidad de Guadalajara. Fundador del proyecto de difusión literaria: Poesía Camionera y Poesía Antibacterial. Colaborador en la compilación poética del libro “Voces en eco” (2018). Ha publicado en la Revista de Mar Adentro de México A.C. (2013), “Pinche Revista” (2019), Pienso (2019) Revista Himen (2019), Revista Collhibri (2020), Teresa Magazine (2020), Perro Negro de la Calle (2020) Tierra Adentro (2021), y en las plataformas digitales de la Revista Estrepito (2020) Revista Casa Bukowski, Chile, (2021) y en la Revista Profesor Jonk, España, (2021). Ha dado lecturas en distintos medios radiofónicos y espacios culturales: Expresión Univa, Extravío Letal, (Perú), Poesía on the rocks C7 jalisco, Por favor lea poesía, Festival del Libro de Guadalajara y en el Festival Oink and Friends. Organizador del homenaje a “Charles Bukowski: Literatura, filosofía y arte” en la Universidad de Guadalajara. Actualmente colaboradora con el sello editorial chileno Casa Bukowski y trabaja en el Instituto de Cultura de Tlajomulco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t