Ir al contenido principal

Jordan Rosero (Ecuador)


La poesía de Jordán aviva la llama que sofocamos. Sus versos parecen no tener fin en ese mundo de piedras que nos conduce hasta la persona amada. Rosero llega con su estilo para ahuyentar lo efímero y habitar en las palabras.


Y eso es todo

Pregunto al plagio de tu perfume de claveles

A tú roció de jardines

¿Cómo sería tener un presente?

¿Un olfato tomado de tu mano?

 

Como dicen o dijeron, recordar los yerros y olores

Cometidos para no volverlos hacer

Para mí no hay más error tan satisfactorio

Que haberte conocido

 

Aunque parezca que todo tenga un fin

No hay mayor esperanza, que un principio

Avivar la llama que sofocamos

Mutuamente reinos, abrazados.

 

En un amor de verdad no hay comienzo ni final

No es casualidad pasar a la misma hora

Junto a las bancas de la playa

Que habitan los mismos parques.

 

Hay ahora solo quedan miradas perdidas

Como tus ojos recorriendo mi silueta

Yo, a lo mejor sé o no lo sé

Que no soportaría un momento estar lejos de ti en el exilio.

 

Yo solo quiero proponerte una cosa

Que lo intentemos de nuevo

Hasta que nos salga bien

Que tropecemos con las mismas piedras

Sin cansarnos de uno del otro

Y eso es todo.



Lagos de sangre

Los lagos de sangre

Navegan cadáveres

Con estruendos

Perseguidos

De lamentos virginales.

 

Ángeles guían a estribor

Entre los pecados

Encerrados entre llamas del sol

Desvío al edén, sin reloj.

 

Corrientes de calderas

De linajes, arboledas

Los rápidos, y los cráneos

Golpean la barca, rodando los vicios

Del Anticristo.

 

La tierra inerte

Quema al cóndor,

Para el festín

Tricolor

 

Los cantos, los llantos,

Suplican,

         Volar,

               Flotar,

Subir a la embarcación

Que se dirige al infierno

Para poder rezar en paz.


 

Biografía

Jordan Rosero estudiante de Comunicación en la Universidad Técnica del Norte, con tan solo 19 años ha ganado un concurso de poesía ‘’EPICAPASTO’’ realizado en la provincia del Carchi – Ecuador. Poema titulado, Las Puertas.

Hace aproximadamente 9 años que entro al mundo de la Literatura y cosechada poesía aun por explorar, fanático de varios movimientos culturales con son Los Poetas Malditos, generación Beatniks, La Generación Perdida y el ecuatoriano Pedro Gil.

Jordan Rosero aun es un niño que no sabe nada del mundo y de la vida, pero tiene claro que dentro de él las respuestas están claras, y en tan corta edad espera seguir aprendiendo para que cada día mejore sus escritos.

Comentarios

  1. Interesantes versos, renovando el lenguaje del amor. Siga adelante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t