Amalina Bomnin Hernández (Cuba)


La poesía de Amalina es como Guayaquil y sus altas temperaturas. Sus versos regresan a mí sin anestesia, lleno de olores, empleando la palabra hasta que nada nos falte. La poeta hace volar el alma como una cometa y la aterriza entre los brazos de sus lectores. Bomnin llega a la escena dándole sentido a las cosas que antes no la tenían.


Invierno en Guayaquil

Se hace largo el invierno en Guayaquil

Un trozo de galleta cae al suelo

Y no alcanzo a saber si vive un mago en casa

O es la escena en que regresa a mí

Y habría aquel corto de ficción que nunca terminamos.

 

Se hace largo el invierno en Guayaquil

Porque alguien dispuso que altas temperaturas

Serían propicias para ahuyentar la enfermedad

Mejor parar la sed, las fiestas, los parques

Mientras les teledirigimos el deseo, los roces.

 

Se hace largo este invierno en Guayaquil

Si calculamos que este nombre concluye con la muerte

Que prometieron villas y castigos con tal de desarmarnos

Dividimos andamos, eso sí, todos con una agenda en la cabeza

Y el alma apuntalada entre los brazos.

 

                                                                     

Limpieza beuysiana

Uso las palabras

Como el hilo dental

Consuetudinariamente.

Mi dentadura unida como ejército

Supone la entrada brusca de la hebra

Al punto que la sangre brota.

Así empleo las palabras

Para remover cualquier

Residuo acostumbrado a no ver el sol

Mientras las lenguas comunes crían pelos

Uso las palabras

Como el hilo dental

Desaforadamente.

Y Beuys me anima: limpiar, limpiar, limpiar

Mientras canto y como frutas.

 

 

Lo que falta

Ella llegaba de un lugar donde el polvo lo ponía la industria

Aterrizaba en puerto donde éste venía de volcanes

Allí leyó en un diario de Michaux, quien tenía “el sentido de lo que falta”

y en la cabaña del indio vivenció “este humo os tapa os abraza”

“Rebosa de anestesia, de olores, de suciedad, y de gente”.

Decía Bataille que la literatura no podía ser de utilidad porque “más lejos” no puede llegar nadie.

Entonces si escucho: “nosotros necesitamos, nosotros queremos” (¿Paramos por un cuerpo social o por minorías?)

Ella llegaba de un lugar donde el polvo lo ponía la industria

Donde el enemigo durante sesenta años había sido uno solo

Aterrizaba en un puerto pletórico de bucles donde el enemigo se difuminaba cual calidoscopio.

 

Biografía

Amalina Bomnin Hernández (Cuba, 1971) Curadora, crítica de arte, investigadora. Licenciada en Historia del Arte, Universidad de La Habana, Cuba. MSc. en Planificación, Evaluación y Acreditación de la Educación Superior, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Guayaquil, Ecuador. Doctoranda en el Programa de Estudios Ciencias sobre el Arte, de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, Cuba. Ha curado exposiciones para La Bienal de La Habana, Cuba, y para varias instituciones ecuatorianas. Sus artículos aparecen publicados en antologías de arte latinoamericano y cubano, así como en diversas revistas internacionales, entre las que destacan ArtNexus, Switch (on Paper), Index, revista de arte contemporáneo, ArteporExcelencias, Revista de cine Fuera de campo. Dirigió durante varios años el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, Pinar del Río, Cuba. Es Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA Internacional) Open Section/Reino Unido. Ha dictado seminarios, conferencias y ponencias en posgrados académicos, congresos y en diversas instituciones. Se ha desempeñado como catedrática en: Instituto Tecnológico de Artes del Ecuador (ITAE), Escuela Politécnica del Litoral (ESPOL), Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), y actualmente en Universidad de las Artes, Ecuador, como parte de la Unidad Transversal de teorías críticas y prácticas experimentales en artes.

Comentarios