Ir al contenido principal

Giancarlo Castro (Ecuador)


La poesía de Giancarlo es como el sol que golpea el rostro y se vuelve parte de uno. Sus versos incentivan volver al sitio donde fuimos felices y repetir el ejercicio hasta que la suerte juegue a nuestro favor. Las letras de Castro se reinventan en el poema, es como esa receta para dejar de ser prisionero hasta convertirse en prisión.


Vivir es negarse

He decidido que ya nada importa.
Que debo esconder todas las emociones.
Que es mejor caminar solo.
Hablar solo.
Quedarse en casa y escuchar la misma canción hasta que pierda sentido.

He decidido guardar silencio.
No responder más preguntas.
No escuchar a nadie y solo sobrevivir.
Porque vivir es negarse y ya no quiero mentir.

Todos en el bus me miran raro.
Ellos también sobreviven.
Siguen intentando hablar entre ellos.
Creen que hablar sirve de algo.
Creen que hay que esperar algo del resto.
No saben que vivir es negarse. 

Negar lo que te hacía feliz porque siempre termina y no sabes qué hacer después.
Y pierdes la cabeza.
Y marcas 50 veces el mismo número.
Y te metes una piedra en la nariz y una aguja en el cerebro.
Y lloras en el bus y no llegas a tu destino.

¿Y qué destino puedes esperar después de tanto camino en vano?
Solo puedo seguir huyendo con los puños bien apretados y esperar lo mejor.
Porque algo bueno siempre llega y prefiero que me encuentre corriendo y no tirado en el suelo como un trapo sucio o un periódico amarillento por el paso del tiempo.
Nada de lo que me digan me puede aliviar y es una lección que espero jamás olvidar. 

No puedo esperar la cura ni el perdón de otro que no sea mi propia conciencia. El sacerdote no puede perdonar tus pecados, ni limpiar tu alma a partir de limosnas o avemarías. La persona que amas no puede ni debe reclamar tu vida como suya y reconstruir tu destino. Ni la caricia honesta de un perro callejero o el abrazo de una madre angustiada puede sanar nada cuando has cavado más allá del fondo del barril. Eso es materia de otro mundo. Otra realidad que se crea a partir de la pérdida.

Algo bueno tiene que pasar. Y cuando eso ocurra y las cicatrices no sean más que lunares sin forma podré volver a gritar de júbilo que alguna vez fui más que el recuerdo de algo que ya no soy. 

 

Primer aviso 

Primero tuve la premonición del rayo, 

siempre supe dónde caer pero no qué tan fuerte sería el daño.

Luego sentí que del vacío me abrazaban manos larguísimas como manecillas de reloj o mejor dicho como cuchillas afiladas. 

Sangré un poco. 

No podía ver todavía pero sabía que me observaban. 

Cuatro, tres, dos, uno

pero no despegué

Seguí suspendido en el vacío abrazador y el tic toc me hizo notar que tenía pulso.

Me tomó un tiempo igualar mis latidos. 

Tiempo que jamás recuperé.

Por eso siento que nací con el tiempo en contra. 

Por eso siento que corremos a estrellarnos con la misma pared una y otra vez,

a ver si de tantos golpes nos regresan al vacío abrazador y el compás de una canción que todos escuchamos pero nadie logra recordar. 

El tiempo no es mi amigo pero me enseña como un padre cruel. 

"Lo hago por tu bien", escucho que me dice. 

"Si no aprendes a las malas después estarás pidiendo perdón por errores que no has cometido y exigiendo explicaciones por eventos que no comprendes". 

Pero yo nunca aprendo y siempre vuelvo al sitio donde fui feliz y los golpes parecían caricias. 

Primero tuve la premonición del rayo, 

siempre supe dónde caer pero al final fui yo quien recibió todo el daño. 

 

Te informo 

No estoy muerto, estoy desaparecido.

No volví por el vuelto del almuerzo.

Dejé la sopa a medias y el jugo entero: 

la silla apenas fuera de su sitio y la brisa fúnebre de la ausencia.

No estoy muerto. 

Todavía guardo los regalos y los consejos de los amigos: 

los abrazos de mamá y un beso en la frente.

No estoy muerto.      
Mi cuarto me mantiene vivo.

Aquí tengo todo lo que necesito, no me falta nada. 

No vengan por mí.

No estoy muerto. 

A veces salgo a la superficie. 

Me gusta cuando el sol golpea mi rostro y se vuelve parte de mí. 

Y me abriga y no me suelta hasta que se hace de noche.

Pero a veces soy un poco aventurero y me gusta subir a la montaña más alta,

solo para saber cómo se ve la ciudad sin mí.

No estoy muerto. 

Estoy desaparecido, que no es lo mismo pero mejor.

 

Último aviso 

Ya no le quiero dar la espalda al río,
ni desearle la muerte al náufrago.
Ya no quiero estar en guerra conmigo mismo,
ni esperar que la suerte juegue a mi favor.

No me importa más ir detrás de lo imposible,
aunque siga creyendo que me puede aliviar.
No quiero saber en qué lugar perdí la dignidad,
por creer que había algo más que un sutil abandono.

Solo quiero la paz del que ya no intenta nada.
Solo quiero verme al espejo sin ganas de destrozarlo.
Solo quiero sentarme y ver cómo todo envejece.
Dejar de ser prisionero y convertirme en prisión. 

 

Biografía

Giancarlo S. Castro (Yanki Smith) nace en Guayaquil 1990. Licenciado en Comunicación Social y periodismo. Cursó la maestría de Lenguajes combinados artísticos en la Universidad Nacional de las Artes en Buenos Aires, Argentina. Miembro fundador de la editorial Camareta Cartonera (2010 – 2013). Ha realizado trabajos en cine, poesía, música y performance. Ha leído en varias ciudades del país incluyendo Guayaquil, Quito y Esmeraldas. Sus textos han sido incluidos en compilados y antologías de España, Ecuador y Argentina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t