Ir al contenido principal

Zulema Albán Álvarez (Ecuador)

La poesía de Zulema llega cargada de emociones. Sus versos son el fruto maduro que se presenta en todo el esplendor. La palabra de la escritora Albán denota armonía e imponente presencia, refrescándonos con su brisa versátil la vida cotidiana. 


Árbol de tamarindo

En la casa de la infancia y también la juventud,

el hogar paterno, donde la vida familiar se conformó, 

en armonía, aprendizaje constante, del ejemplo

laborioso de mamá y papá: organización, disciplina,

estudio, juegos, arte, costura, amigos, vecinos...

La vida misma, fortaleciendo afectos, costumbres,

actitudes para, enfrentar una vida de bien.

Cobijados por este árbol de tamarindo,

que mi papi sembró, con el crecimos juntos

mi hermana, mis primos, también los amigos, 

viendo su follaje de oscuro verdor, su tronco engrosarse,

sus frutos maduros sabor agridulce o verdes con sal en grano,

delicia para mi hermana.

Hermoso árbol, ya mozo, en todo su esplendor

fue embellecido con luces de colores, para alegrar

la imagen barrial durante la Navidad, muy llamativo

y esperado en estas fechas.

"Nuestro árbol de Tamarindo", testigo mudo de la vida familiar,

con tu sombra refrescante y tu imponente presencia

fuiste un personaje en el Barrio Central.

Seguiste en tu espacio con otra familia,

que tus ricos frutos supieron degustar. 

Ahora ya anciano, tu ralo follaje, de verde grisáceo,

aun regala frutos, después de cumplir

unos sesenta años.

Serás un recuerdo muy grato entre la gente

que te conoció.


Las palabras

Volver a casa, luego del taller literario, 

surge en el trayecto, está obra... 

La "comencé" hace muchos años, 

como el sueño de perro ladrándole a la luna, 

inalcanzable... 

Las palabras, las palabras, ingratas amantes

se fueron enredando en la vida cotidiana;

una vida llena de libros

cuyas páginas, naves del tiempo rompieron las fronteras

hasta el más allá, me llevaron. 

Las palabras en carrera huidiza 

se escurrieron entre las páginas 

de planes y programas anuales, resúmenes y notas escolares. 

Las palabras: saltarinas, danzantes bailaron 

en tantos escenarios: 

           Sociales,

                    educativos, 

                          coliseos, 

                                Auditorios, 

                                        calles…

Sin nunca rendirse, 

perdiéndose en medio del tumulto, escondiéndose, temerosas de la burla, la crítica severa, la indiferencia. 

Las palabras, las palabras... 

Retornaron a veces, sonrojadas de amor, 

O en versos suplicante de dolor, de tristeza

del corazón herido

cuál lápida infranqueable que sella aquel sepulcro

de ese amor que un día fue una gran ilusión... 

Poco a poco surgieron cuáles débiles retoños, 

las palabras precisas, tímidas expresiones,

cargadas de emociones. 

 

Biografía

Licenciada en pedagogía y literatura. Docente y activista cultural. Miembro Fundadora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana "Benjamín Carrión" Extensión Santa Elena.

Publicaciones: (coedición) Ancón de mis recuerdos. Editado por la ESPOL, Proyecto de Desarrollo de la Provincia de Santa Elena, 2004.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t