Ir al contenido principal

Victoria Arce (Argentina)



La poesía de Victoria nace fruto de la persistencia. Sus versos atraviesan el sonido del mar buscando una salida, otro aire, una realidad. Leer a la poeta Arce conmueve, nos llena de emociones, nos invita a navegar por corrientes donde impera el arte. 


I

me atraviesa el sonido del mar

que se oye desde la arena

tengo los ojos abiertos, pero hacia adentro

afuera todo sigue:

las conversaciones, los gestos, las risas

 

yo tengo mis propias aguas

tan mías como mi nombre

me dejo ir con la corriente dulce

yo tengo mis propias aguas

aunque temo permanecer

en mi propio vientre.

 

II

permanecí cien años en el desierto

sin profetas

buscando una salida

fui precavida

el viento soplaba en contra

nublándome la vista

 

es tan blando ahora el camino

que temo que sea una trampa

un último rodeo y habré salido

de este pozo inmenso de arena

 

llevo conmigo una flor de cactus

                   fruto de la persistencia


III

en esta tarde

inapelable como las estaciones

la cáscara del tiempo brilla         

sin que su sustancia me conmueva

 

es simple acallar la queja

no levantar la pregunta

hacia el barullo que entra por la ventana

en este cuarto de estudio

donde el sol ingresa sin sombras

pronto será otra vez verano

y no hay niños que me interrumpan.


Biografía

Victoria Arce nace en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el año 1979, en la cual reside actualmente. Sin embargo, vivió en La Plata durante su niñez y juventud.

Es estudiante de la carrera de Licenciatura en Letras de la UBA y concurre al taller de poesía "Tierra fértil" que coordina Ivana Szac desde marzo del 2020.

Comparte sus poemas en la cuenta instagram (@toriajandra)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t