Ir al contenido principal

Yhonais Lemus (Venezuela)



Yhonais le da al poema lo que pide.  Sus versos son flores de la mimosa de donde nace la voz dulce. Aparece con la palabra humilde oscilando entre el pasado y el futuro, acariciando la poesía como si fueran tulipanes. Su texto es el agradecimiento a la vida.


enero

sigue siendo esta misma puerta

oscilando entre el pasado y el futuro

estas mismas paredes agrietadas por el sol      por la vida

estas mismas ventanas cortadas por la luz

esta claridad aprendida a golpes

 

y aunque quisiera hablar peste y odiar

porque he perdido

porque la muerte

también está

no puedo

 

en casa

me sale la voz dulce

versos como flores de la mimosa

tengo en la boca un canario inflado de fe      

que canta sin dioses

sin espejismos

 

ahora entiendo

que he regresado

después de tantos tiempo

para enterrar mi voluntad

y darle al poema

lo que pide

 

destellos  aliento   paz   contemplación

esos lugares comunes

donde he sido feliz

 

vuelvo sin daño    sin resentimiento 

con  el fracaso de las noches a cuesta  

y la luz rompiendo    hasta el fondo    profundo 

limpiando los huecos

sacando el sucio 

 

vuelvo pura    como quien regresa de un estado 

en coma     siendo pequeña casi niña 

con los ojos rotos de asombro       ante la certeza de nada

con la palabra en blanco y la humildad 

de aprender todo esto de nuevo 

 

vuelvo desnuda    sin pena    de rodillas

hinchada  de devoción       de agradecimiento 

porque mi madre está 

y tengo su abrazo

eso me alcanza 

 

vuelvo sin temor  

con los brazos extendidos 

confiando cada vez más 

en el discurso del aire

 

creyendo en la fulminante

ideología del rayo

 

breve entrega

                                      a mis padres

hoy,  en este nuevo año,
quería decirles varias cosas;

a ti  Wislawa 
que también prefiero a los gatos
        aunque no pude cuidar de  uno
los cajones te los dejo
          me gusta tener todo al alcance  de  la vista
me hace sentir segura

Clarice te confieso
también fui ladrona de rosas
me negaron libros
y aún odio los carnavales

extraño a papá Sylvia
y sé que esa    herida
                                      jamás se cierra
amo los tulipanes,
y sobre todo,
amo tus poemas con tulipanes
me duelen los hijos que
          aún no he tenido

sabes Miyó comparto esa
         inmensa rabia porque no saben
no entienden
que se debe llorar al mundo
        en soledad
que debe dolernos todo esto
ellos son «el callejón de los cuchillos»

siento que sería lindo acariciar
          a un zorro
mi querida Mary
pero nunca he visto a uno
           y quizás nunca lo vea
tuve la espera y devoción de un perro
           parecido a tu Percy
a veces lo recuerdo

no está bien cerrarse a la vida
Alejandra
aunque hayas llegado al vacío
         y nadie se acerque a tu sufrimiento
por miedo a contagiarse

al final el nombre lo perdemos
           pero vale la pena sudarlo

 

Biografía

Yhonais Lemus, es escritora venezolana (1988), profesora a nivel secundario y terciario de Castellano, Literatura y Latín. Ha publicado La trascendencia de los insectos (2008) El Perro y la Rana; Caracas, Hilos Celestes (2013) Editorial Torino; Caracas, Entre el rostro/rastro de Clarice Lispector (2018) Editorial Académica Española; Madrid, Destellos Acuosos (2019) Halley Ediciones; Buenos Aires, Memorias de la piel (2020) Halley Ediciones; Buenos Aires. Su poesía ha sido traducida al inglés, francés y alemán. Cursó una Maestría en Literatura Latinoamericana en la Universidad Simón Bolívar, institución de la que ha sido parte del equipo docente. Facilita talleres de escritura creativa y colabora en múltiples proyectos editoriales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca