Ir al contenido principal

Juan Vicente Rodríguez García (España)


La poesía de Juan va al compás de la melódica sinfonía.  Sus versos rondan libres de toda maldad y de codiciosas fieras, labrando el camino que desprende talento y olorosas fragancias. El escritor Rodríguez disfruta de un ambiente de consejos sabios y contagia con gozo el reflejo del amor.


Mi gran amor

Te observo y pensando en tu gran belleza

eres hermosura de ésta mi Tierra

lo mejor de tu cuerpo es la cabeza

yo contigo iré, aunque explote la guerra.

 

Labrando nuestro camino corazón

disfrutaremos de la vida su esplendor

fortaleciendo nuestro sublime amor

por siempre viviendo de su resplandor.

 

No sé a quién agradecer mi gran suerte

¡Soy inmensamente feliz mi vida!

siempre quiero estar a tu lado y verte

así será, te lo digo en este día.

 

Por siempre fusionarán nuestras vidas

cuerpos almos y nuestros sentimientos

si tu este sentimiento sacro cuidas

danzarán de gozo nuestros adentros.

 

 

Canto a la esperanza

Luminosa la mañana

arrullada por el canto

de las aves que en su vuelo

sueñan alcanzar el cielo.

 

Estimulando a todo el mortal

 brindando su serenata

 sobre el zarzal y una historia

 de amor relatan.

 

Sus melodiosos cantos van

 haciendo eco a la distancia

a lo lejos un colibrí va libando

 de las flores la fragancia.

 

Este día me cuelgo al cuello

 el medallón de la esperanza

sopesando lo bueno y lo malo

 de la vida en la balanza.

 

Mientras tanto en lontananza

 asoma la ilusión victoriosa

al divisar a los pájaros augurando confianza

¡Qué imagen tan grandiosa!

 

 

Nostalgia

Nostalgia tengo de sentirte entre mis brazos

de verte sonreír mirándome de frente

disfrutar de tus caricias y del ambiente

reconstruir la ausencia hecha pedazos.

 

Añoro aquella tarde de verano

la vez en que nos atrapó el chubasco

quedando inmovilizados en el atasco

tú temerosa te aferrabas a mi mano.

 

Sentí latir tu tímido corazón

y te besé tus delicados labios

recordando tus consejos sabios

loco me volví de tanta pasión.

 

Haciendo alusión a esos días

hoy me invade la melancolía

en que la dicha satisfecha se mecía

no pensé que el amor de mi vida tú serías.

 

 

Un mundo de felicidad

Rondan sentimientos por mi mente

profundos ajenos y propios

sé que son de mi buena gente

míos retenidos en mis acopios.

 

Emociones verdaderas de bondad

de altruismo, en bien de la humanidad

por un futuro mejor para generaciones venideras

libres de toda maldad y de codiciosas fieras.

 

Un mundo real con justicia y equidad

en donde quimera sea la crueldad

todos podamos gozar de la ansiada libertad

 y como hermanos disfrutemos de la felicidad.

 

Sueño con un mundo en donde reine la paz

alejado de la ambición y del egoísmo voraz

donde todo sea un reflejo de amor

y nuestros seres queridos no vuelvan a sentir dolor.

 

 

 A mi amada Ma. Gloria

Danzarina está la alegría

que se adentra en los corazones

de los queridos y bellos amores

que a su son bailan el día,

al compás de melódica sinfonía.

Susurran las ilusiones,

cantan dóciles sus canciones

provocando afinadas melodías.

embellecen las horas, los días,

con suaves y exquisitas emociones.

 

Animando vas las almas blancas

por los senderos del verso y color,

amiga de la infancia mi resplandor

caminas elegante y en sandalias

en gustos refinados y circunstancias

por los jardines de nuestro amor,

olvidando penas oscuras con su dolor

desprendes talento y olorosas fragancias

avanzando vas dejando delicioso sabor

te aplaudo con efusividad y a Dios, doy gracias.

 

Mi gran amor, compañera de siempre

tu postura persuasiva y promotora,

¿quién no te quisiera mi gran triunfadora?,

simpática, admirada, tierna, valiente,

del campo la flor más ferviente,

vida amable, a quien mi corazón adora.

Destacas tu emblema de ensoñadora

de nota recibes la más sobresaliente,

caída del cielo espada luchadora

mi niña pequeña de alma adolescente.

 

Del arcoíris vienen tus colores

de este mundo cosechamos tu ilusión

acompañas valiente a mi viejo corazón,

el Hacedor, te envío como a los ruiseñores.

bendita seas benefactora de razones,

que entran por siempre en mi fascinación

genio de la imaginación,

fragancia de caros perfumes

a ti amor hoy te brindo loores

Ma. Gloria, mi alegría, mi orgullo, mi satisfacción.

 

Biografía

Juan Vicente Rodríguez García. Originario de Villanueva del Arzobispo, provincia de Jaén, y radicado actualmente en San Adrián Navarra, España.

Autodidacta en su formación de las letras, e inspirado en las cosas cotidianas de la vida, así como en el amor por sus semejantes y la naturaleza misma.

Profesional de la construcción, en su tiempo libre gusta hacer deporte y escribir poesía. Su incursión en el ámbito literario ha sido bien recibida por los amantes de la poesía, ya que con sencillez logra expresar sus sentimientos.

Autor de la obra literaria, “Dos Poetas Escriben al Amor”, en conjunto con la escritora y poeta mexicana Ma. Gloria Carreón Zapata.

Participó en la Antología de La Gran Enciclopedia del Cairo Egipto.

Participa en la Revista Cultural de Poesía y Narrativa, Mis Repoleas. Bilbao España.

Es miembro activo de algunas páginas de Facebook como: Miembro de SIEPA (Sociedad Internacional de Escritores, Poetas y Artistas), Word Literature Academy, Fundador y Director de la Unión Mundial de Poetas Escritores México y el Mundo, administrador de Poetas de Facebook, Miembro de la Unión Mundial de Escritores Latinos y Circulo Mundial de Escritores e Intelectuales, Etc.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t