Ir al contenido principal

George Reyes (Ecuador)


La poesía de George tiene el olor del amor que me agrada tanto. Sus versos nacen de postales que te abrazan con sus brazos hasta divisar el norte de este cielo poético que se vuelve nuestro hábitat. A veces nos escondemos de tantas cosas, pero Reyes pronuncia frente a nuestros oídos ese lenguaje conspirado que nos vuelve más humanos. 


DIÁLOGO EN LA TRAVESÍA 

 

Diálogo 1

 

                     Como lengua deshuesada te has quedado

                      que me obliga a chapotear tu impronunciable nombre;

                      y me dices:

 

Y   he aquí el asoleo jamás te ha dado llaga de la muerte.

He hablado con palabras que te abrazan con sus brazos;

                     y te digo:

 

Voy sintiéndome avatar que ya no duerme en soledad desocupada.

Hoy me paro con tantísimo humano frente a tus oídos.

 

 

DIÁLOGO PAUSADO

 

Diálogo 2

 

¡Te veo en volteretas la cabeza por el turno del que es hoy,

en el éxodo de tus puntos cardinales!

 

Quien me habla, ¡escúcheme!: el olvido es mi hábitat

como árbol siempre estacionado,

como gran poema enmudecido,

o camino aislado sin pisadas.

 

Te diviso bajo el norte de este cielo que se agacha a verte.

Por eso,  en pruebas de ausencias,

deja que te pongan un cerrojo a la invasión,

deja que te borden en la piel delicia corta.

 

 

Quien me habla, ¡escúcheme!: sí, y me esconderé en una página de lenguaje conspirado.

Con el lodo que me llueve adentro,

cuidaré de no bañar los ideales.

 

 

DIÁLOGO INFINITO

 

Diálogo 3

 

Hoy creció mi brazo:

alcanzó un clavel del color que me agrada tanto.

 

Tengo tímpanos que son hábitat de un río en revueltas

yéndose al mar,   

donde

naufraga

también el sol.

Y largo será este diálogo

como larga es la delgadez del verbo

en el parloteo lejano donde quedan perdidas las bocas

en este hogar fugaz de alegrías prestadas. 

 

Hoy creció mi brazo:

alcanzó un clavel del color que me agrada tanto.

 

lo arrullo sobre la almohada de mi querer,

lo arrullo sobre aquella que nos acoge con su querer,

pues nunca se ha de fugar lo que el querer alcanza.

 

 

NO VOLVERÉ A MORIR

 

                 Resistencia 1

 

En este invierno no volverá a nevar

ni llorar la tierra por las puntadas de la lluvia

ni por la abofeteada de tus ojos.

La Pizarnik decía: el amor es otra cosa, 

pero yo diré: el olor a amor que le lleva el viento

impide vegetar a un solitario árbol.

 

                  Resistencia 2

 

Las letras de mi nombre son soleadas tardes

que viven de postales de recuerdos

que se van a la portada de mi obra sin reyerta allá en la percha.

¡Piedad! Déjenme coger esa portada antes que se rompa.


Biografía

Poeta, ensayista, narrador, crítico literario, editor, educador teológico, asesor académico y teólogo escritor reconocido, residente en México; posee una Licenciatura, dos Maestrías y un PhD; ha publicado varias obras teológicas y cantidad de ensayos en el mismo ramo, en revistas y  sitios virtuales académicos; coautor de varios libros de Teología; traduce hebreo y griego bíblicos; habla inglés y portugués; autor de los poemarios El azul de la tarde; Ese otro exilio, esa otra patria; El Árbol del Bien y del mal; editor de varias antologías poéticas y del I tomo de poemarios de miembros de la Asociación Actuales Voces de la Poesía Latinoamericana (AVPL) de la cual es su fundador/director; prepara la publicación de un nuevo poemario y de un libro de ensayos literarios críticos; fundador y director de Avpla-Revista de Poesía; consta en cantidad de Antologías internacionales de poesía; ha sido finalista en varios certámenes internacionales de poesía; segundo lugar en certamen internacional de poesía; ha participado en recitales internacionales de poesía; consta en la Enciclopedia de la Literatura en México-FLM -CONACULTA.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t