Ir al contenido principal

Aylin Herrera Solís (Ecuador)

La poesía de Aylin aflora desde lo más recóndito de su ser.  Sus versos se convierten en la pluma que dispara afectos y sentimientos nocivos. Para la poeta Herrera la palabra es el guardián que protege su corazón y el aura de los lectores.

 

Entierro

Me llevó el aura al lugar 

donde nos vimos por primera vez, 

recordé tu mejor versión 

y tu interés por mí, 

mas ahora me lleva una ventisca

a un cementerio...

a llorar los sentimientos que debo enterrar

porque tú ya los dejaste morir. 

 

Rosas son abrojos

Rosas son abrojos

Me trajo rosas 

diciéndome que eran intangibles

y sublimes

rosas rojas.

 

El sinónimo de las rosas 

así él las describía

mas yo las escribía 

abrojos disfrazadas de rosas.

 

Me abrazaba…

diciéndome que no me olvidara las rosas

que eran perfectas

a las luz de la luna mientras me besaba…

 

Otra vez….

trajo rosas

otra vez…

eran rosas rojas.

 

Me abrazaba…

dejándome espinas de dolor

me abrazaba 

sin amor.

 

Su amor era nocivo a mi corazón

con las rosas justificaba su traición.

   

Trajo más rosas rojas

estaban marchitas.

 

Las espinas de los tallos

por cada rosa que me regaló

subieron hasta mis cabellos,

él me convirtió en un abrojo, 

abandonándome en el mes de otoño

y en el día en qué cumpliríamos un año.

quedó como un recuerdo de antaño

  

Mi pluma embriagada

Solo tomé ron para la decepción

pero a mi pluma le afectó

su tinta no era tinta

en vez de tinta era tequila,

sentimientos fatigados y el corazón lesionado.

 

Mis manos escribían sin parar

qué culpa tenía yo,

lo escribía en mis poemas sin más.

 

Mi pluma disparaba versos tristes

era por el tequila combinado con ron

estaba embriagada de decepción.

 

Lléname de versos

Dice que su corazón 

no le dicta versos de amor

qué no tiene el don de poeta, 

que por medio de versos

trasmiten sus afectos,

sentimientos que desahogan 

de lo más recóndito de su ser.

 

Murmurando le dije, amor,

bésame y bésame

que tus besos escriban los versos

que mi piel necesita,

lléname de versos,

mi cuerpo se presta como hoja

mientras escribes en el

una historia que siempre recordaré.

 

Portería

Me exigí una nueva profesión 

me tocó aprender a tapar 

para no afectar mi corazón 

con nuevos partidos en el amor. 

 

El arco nunca fue mi pasión 

ahora es mi única opción.

 

Atajo penales de mentiras, 

mis guantes mi complemento, 

soy Cancerbero el guardián protegiendo mi corazón

 y rechazando tiros libres

de jugadores que me quieren ilusionar.

 

Biografía 

Aylin Nicolle Herrera Solís (Guayaquil, 1997)

Es Comunicadora Social graduada en el 2019. Desde el 2016 empezó a desarrollar sus escritos, relatos y frases escribiéndolos en cuadernos y hojas sueltas plasmando ahí sus emociones y sentimientos.

En el 2018 creó en redes sociales un seudónimo Cafetlón (@cafetlon_20) un espacio que se refiere a sus verdades cargadas, reflejadas por medios de relatos y poemas y diferentes perspectivas de la vida.

El poemario "El desahogo de mis suspiros" es su primera obra publicada en el 2022, donde muestra que no hay terapia más práctica que escribir cuando no sabes cómo expresar los sentimientos.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t