Ir al contenido principal

Luisa Fernanda Santos Ditto (Ecuador)


La poesía de Luis Fernanda hace vibrar nuestros suspiros. Los versos de Santos Ditto lucen su belleza sin presumirla. La escritora sella cada amanecer con el calor de su palabra. En ella encontraremos la paz que necesitamos al leer.

 

Olvido

Cuando seas un recuerdo lejano,/ 

dibujaré tu sombra en cada atardecer./

 

Cuando seas un recuerdo lejano,/ 

le robaré al tiempo tu mirada/ para guardarla en mis ojos/ 

y sellarla en cada amanecer./

 

Cuando seas un recuerdo lejano,/ 

te buscaré en la lluvia de invierno/

para con su olor tejer tus caricias en mi piel./

 

Cuando seas un recuerdo lejano,/ 

escribiré nuestra historia/

en cada suspiro del viento/

para que jamás el olvido/ 

se apodere de mi ser./

 

 

Paz 

Quiero ser como el viento/ 

que vuela sin nada a cuestas./

 

Quiero ser el alma de las mariposas/ 

que lucen su belleza sin presumir./

 

Quiero ser la hoja de un árbol/ que se baña en la lluvia en libertad./

 

Quiero ser aquel pájaro/ 

que no se preocupa por el mañana/ 

porque sabe que vendrá./

 

Quiero ser quien habla sin palabras/

con la candidez de un niño./

 

Quiero ser quien camina en el aire/

alejada del humo infectante./

 

Quiero ser la paz/ 

diluida en mi alma./

 

 

Como te soñé

Te sentía/

en la brisa de invierno./

 

Latías/

en el frío del verano/ 

dando calor a mi vida./

 

Estabas/

en cada nota musical/  dibujando tu olor/ 

en cada canción./

 

Soñaba/ 

con tu mirada/ 

de ojos dormidos./

 

Soñaba/ 

con tu sonrisa/

haciendo vibrar mis suspiros./

 

Sentía/

tus tiernos abrazos y besos/ cortando mi respiración/

en esa sensación inexplicable del amor./

Ahora que estás tan cerca/

¡te recuerdo!/

 

Eres la misma brisa de invierno,/ el mismo fuego que calienta mi cuerpo/ 

y el mismo latido vibrante de mi sueño./

 

Biografía 

Luisa Fernanda Santos Ditto nació en Ecuador dentro de una familia de escritores. Casada con Oswaldo Ávila Aguilar. Madre de dos hijas y abuela de dos nietos.

Desde pequeña ya sentía el gusto por la escritura pero al crecer decidió seguir el camino de su padre estudiando leyes en la universidad. Amante del arte, siendo su pasión el teatro, ha participado en talleres de actuación y expresión corporal actuando en algunas obras teatrales.

Actualmente:

·  Miembro de SIPEA capitulo Ecuador (Sociedad iberoamericana de poetas, escritores y artistas)

·    Miembro y embajadora cultural del Colectivo Internacional Nuevas Voces de la Literatura con sede en Colombia.

·      Difusora de Arte desde el año 2021.

·   Autora del libro de poemas y relatos "La claridad del viento". Publicado en abril del 2022 bajo el sello editorial Luna Nueva Ediciones.

Comentarios

  1. Preciosas poesías. Son muy tiernas.

    ResponderEliminar
  2. Pude comprar el libro y está buenísimo! Bonitas poesías!

    ResponderEliminar
  3. Hermosas poesías. Felicitaciones a su autora.

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones a su autora ⭐

    ResponderEliminar
  5. Precioso cada poema palpita en el corazón

    ResponderEliminar
  6. Extraordinarios poemas. ¡Qué talento y qué sensibilidad!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t