Ir al contenido principal

Miriam Leiva Garrido (Chile)



La poesía de Miriam es una encrucijada que desviste el asombro. Sus versos son la euforia, el latigazo en el aire que roza la distancia que nos vuelve profetas. La escritora Leiva se queda con la última palabra y se la bebé lenta hasta atrapar el grito del viento que habita en la sequedad de lo inesperado. 


Duele hasta el acantonado respirar de los huesos
la somnolencia que no da respiro
el punto de la distracción en las paredes
las hilachas de las horas
los días envueltos en enajenaciones
la distancia que nos vuelve profetas
la más larga mancha de óxido en los muros
hasta el ahogo
duele
hasta el vació sin disolver
duele
en el fondo, en el atraso de los no y los si postergados
duele
el pretexto y la resignación
las veces en que apago la luz y atraso la dispersión en minutos
el recuerdo instantáneo
duele
escuchar el latigazo en el aire
la euforia, el silencio los cien panes negados
el ayuno, el apetito
duele
como el enojo como todo lo que se va sorprendido
el responso en solitario
la búsqueda de las iguales  en la fosa común duele.

 

Estuviera indefensa baja llena de malos augurios

áspera y descalza en la penumbra

sobria con la botella tocando fondo

estuviera

bebiendo cicuta, arsénico, cianuro, talio

las bebiera lenta

en el silencio de las lámparas

oscuridad deshaciendo recuerdos

espejo roto

fragmentos de tardes

materia no atravesada por la luz  o el sonido

oxidada de espanto

las bebiera a gotas deshaciendo el cuerpo

condenada a los filtros de los vientos que cruzaran

estuviera despenándome

en lo húmedo del vaso, en la sequedad del aliento

estuviera

cautiva de la forma de cada envase de veneno

y lo que me contiene.

 

CEMENTERIO CLANDESTINO

Así, mi hombro ahuecara su curva/Anidara las sombras /de la humillada cerviz/Será tuyo y mío el dolor/nos moriremos. / Seremos ave fénix, en el espacio azul del universo.
Kelly Salinas Hernández.


La piel crucificada agoniza
los roedores entraron a la mente 
se alimentan del cuerpo
las aves disecadas en la nada 
el alma que se niega a ser carcomida 
por el agua que la inunda
Hueso duro de roer la falange
que la sujeta a la madera de ciprés.

En la encrucijada desvisto el asombro 
la voz del miedo
¿usted pregunta?

Sabiendo que la respuesta 
quitara el silencio y siempre es mejor el silencio
ahorcara la palabra definitiva
muto sobre las ropas que caen
paralizada digo

No insista, salga a ver la lluvia
no me obligue a respirar 
en este mundo de muerte

Desangro de tanto vértice 
aristas de un poliedro
entre los cuatro clavos
veo el agujero
Las llagas
Tan lejos la voz que grita
cuando enmudezco.

 

Cementerio clandestino

Los colores han envejecido
En la semioscuridad 
Detrás de la sombra 
golpea la madera y hace cuchillos
para cansarse dice:
le asusta la mano que descubre
el pie clavado
la acuarela en la boca que solloza.

 

Estoy atrapada en el miedo 
a lo que no pude entender 
dentro de mi cabeza 
el can entierra sus dientes
ladrido funerario de esta mente
y mis huella digitales 
para la razón que pierdo
¿Dónde estoy ahora?
En algún cementerio clandestino
Triturando mi sudario

 

Toda esa mortaja
tabla de sepultura
donde bebo negras burbujas
deshilando el tambaleo 
de mi mano
en la huesera
cuelga el clavo las aspas de la cruz
la mujer que hizo cuchillos 
del madero
revelo el negativo
donde miras tu cuerpo inmóvil
el mismo ojo de cerradura 
donde yazgo cada día 
encallada a la guadaña 
y mis vertebras 
una a una entregada
hecha astillas.


Cementerio clandestino

Hueso suelto
me descubro tétrica
sin medida de protección
conjuro esa perversa hora
alevosa la mañana en que amanezco
quisiera desastillarme a otro fulgor
descolgar el silencio sobre una lápida
el roce imperceptible de la arena
esconder el grito
lo irremediable
que sea decapado en ceniza
hueso naufrago
de este dedo y su falange.

 

Oigo desde aquí 
todo es arrastrado porque la voz que te contiene
no comprendía las voces
la música de una mujer muriendo lentamente
lenta-mente
atravesando su tejido con la melancolía y su nombre
lo sepultó en el cementerio de su sombra
fue borrada y no hubo una palabra que la remplazara
solo el viento

sólo oía el viento y eso que se rompe dentro de ti
imperceptible

 

En el borde arde la madera
su nombre habita en fuego y hace signos
va desapareciendo
entre 
la lápida 
la plegaria, 
la señal de congoja

Quisiera no haberse equivocado tanto.


Biografía 

Miriam Leiva Garrido (Concepción-Chile, 1958)

Poeta, gestora cultural,  mediadora de lecturas.  Funda y crea, Círculo Literario de Biobío.

Encuentros Eco-Poéticos,  Santuario de la naturaleza Hualpen.

Encuentro Internacional  de poesía. Pájaros errantes.  

Coordinadora de los Encuentros Internacionales de poesía de Artistas del Acero, dirigidos  por el poeta Omar Lara (hasta el año 2019)

Coordinadora de Los Encuentros internacionales y nacionales de poesía  “El Rayo que no Cesa” que creo el poeta Omar Lara (hasta el año 2019)

Actualmente a cargo del taller Literario Centro Cultural Hualpen.

Entre sus publicaciones se encuentran los poemarios: Cuadernos de sábado. En otro tiempo y en otra parte. Elegía para José. Wabi-Sabi. Enhebradas. Siempre dijo que sus sueños eran silencio y Territorio de pájaras.

Ha sido incluida en publicaciones como la Antología del Encuentro de escritores del Biobío, Universidad Católica, Antología Chileno Rumana (Orizon Literat Contemperan). Antología Mujeres al fin del mundo. Escritores en el Zaguán. Antología Mano de Obra. Antología La Luna con Gatillo. Buenos Aires-Argentina. Antología Jueves Sera, Antología Confinitud. Antología Oficio Cotidiano. Antología Entre-Líneas. Libro Palabras Necesarias, Libro Colectivo Arde. Libro virtual Una invitación un poema. Adema de distintos números de la revista Trilce 37, 38, 39,40, Revista Verbo Desnudo, Revista Voz, Revista Chonchón. Revista Nube Cónica, Pétalos Rebeldes Poesía Chilena Contemporánea, entre otras.

Compiladora de veinte escritores regionales. Revista medio rural, ediciones Universidad Católica del Maule. Ministerio de las culturas y las artes.

Proyecto de Investigación: Mujeres escritoras del Biobío. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca