Ir al contenido principal

Antoine Bremond Gil (Francia)


Ansío dejarme llevar por la poesía de Mr. Bremond y apoderarme de ese sueño ardiente. Sus versos son como la barca que se mueve lentamente sobre un océano de piel suave. La vida es una ecuación simple diría el escritor francés pero mi percepción difiere mientras me sumerjo con delicadeza en ese calor que destilan sus letras.


Boulet

El castigo del despertar,

esta bola negra se hace cargo

poco respiro para olvidar

el cañón nunca se desarma.

No puedo - explicarlo –

cada momento es un dolor,

un miedo,

perder el control y dejarme llevar.

Ansío dejarme llevar,

no dejarme morir,

respirar sin dolor

y apoderarme de los miedos

Ya no espero cerrar los ojos,

ya no lo quiero.

El sueño como recompensa.

 

El sueño ardiente

Aquí vamos por una noche,

me siento mecido muy rápidamente

mi cabeza probablemente demasiado cerca de la pared

o es debido a los porros ahumados justo antes

no importa, la caminata puede comenzar,

nunca estoy solo en este bosque, pero joder ¡qué calor!

Por suerte su culito es una palanca

menos caliente pero más duro más duro

pero más caliente

solo este calor en mi cabeza

al oírla respirar me siento observado

seguramente demasiado alto y sin embargo,

el ojo permanece abierto la mente permanece clara

solo veo una cosa que hacer

en estos momentos –

agarro mi polla y juego con ella

el viaje del sueño puede comenzar

caliente y húmedo,

buenas noches.

 

Concha

Conchas, conchas, conchas

dejadme en paz

cada momento de vida está iniciado por una concha

es una verdad, sin ella no estás

escucha tío, te gusta tanto

pero porque solo ella

la concha sin su roca no tiene vida,

es como su cuerpo, su alma,

donde las arrugas de su vida desfilan a toda prisa

hacen que esta concha exista

con olas diferentes, dulces o dolorosas

pero no te olvidas de la roca,

que estas olas pueden cambiar

depende de lo que se presente

si la roca muere, la concha muere.

 

Perla

Puedes morir mañana,

la vida no es gran cosa como nos dicen

depende de lo que se trata,

en este océano de mierda interminable que huele la tristeza

de los pocos años que nos quedan

encontré mi perla en el barco de mi vida

esta barca que se mueve lentamente sin hacer ruido

tratando de pasar entre esos idiotas para sobrevivir.

¿Sobrevivir para qué, para quién?

Mi perla brilla, el día, la noche, la vida

embellece mi oscuro e inacabado caparazón

tapa mis agujeros me dice que siga adelante

me hace remar para ver lo bello, la alegría sin estar borracho

qué sentido tiene si es para caer

en este océano de mierda infinita? ¿Para sobrevivir?

Mi perla me deslumbra, estoy ciego,

los ojos abiertos, entiendo, mi perla

mi ojo, la percepción difiere y el hundimiento es más que bienvenido

la mierda desapareció, el olor es agradable,

la relajación apreciable, la mente negra y retorcida

derrotado.

Mi perla es el amor,

el amor es mi vida

es una ecuación simple,

solo vivo para mi perla hoy.

 

Cunilingus

El viaje de una lengua,

en bonitas curvas

un océano de piel suave

con un toque salado,

con delicadeza me sumerjo

en sus piernas preparadas

con impaciencia mi lengua se activa

endureció mi ser.

Mezcla de sabor y olor

que este camino nunca llegue –

al final.

 

Biografía

MR. BREMOND, cuyo nombre es Antoine Bremond Gil, es un francés de 27 años que vive en Madrid, España, desde hace casi 4 años. Apasionado por el arte, la literatura, el teatro y la fotografía, MR. BREMOND empezó a escribir hace unos años.  Viviendo en España y enamorado de la lengua castellana, es importante para él transcribir sus escritos en las dos lenguas que utiliza a diario, el francés y el castellano. Su primer poemario MR. BREMOND (obra bilingüe) fue publicado por Casa Bukowski en 2023 en la colección PANHISPÁNICA DE POESÍA.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca