Ir al contenido principal

Sandy Mel Vallejo (Ecuador)



La poesía de Sandy se escribe bajo el ardiente cielo del lenguaje del tiempo. La elegancia de sus versos destella sonoridad convirtiéndolos en un cálido descubrimiento que nos conducen por un laberinto efervescente donde no hay cabida para el misterio. La poeta Vallejo es el latido de una marea literaria en la que sus lectores se encontrarán con la rigidez de sus palabras.


LA INFANCIA

La niña se desnuda sin el juicio de la mirada. Muy pequeña aprendí que, en el jardín, las flores crecían si yo acariciaba la tierra y que ella se mojaba con el rocío cálido del descubrimiento. Mi delgado cuerpo despedía el petricor con el sol en los ojos. Palpé cada cuenta de carne y, al finalizar el misterio, pronunciaba la oración por la que podría ser castigada. Dijeron “¡no!”, sin entender por qué no era posible hacer de mi un altar de revelaciones.

A veces, en la infancia, la flor cincela su propio espejo.

 

LA PROFECÍA

En este laberinto efervescente, la carne retumba hacia los confines de la carcajada que cincela la profecía de una dama sobre una cuna de palmas abiertas. La desobediente no adolece en la orografía que separa sus muslos, destellando sonoridad hacia el silencio. Destierra despojos petrificados en el cuerpo y expulsa un crisantemo en benevolencia con la naturaleza —tal como indica la profecía— en las corolas de la humanidad.

 

OCÉANO

El océano se abre como párpado después de soñar. En este momento soy marea que descansa en el semblante de la arena. No quiero ser agua con la frente encandilada del mismo amanecer. No quiero a mi cuerpo incinerado bajo el ardiente cielo. No quiero surcar la tierra con el lenguaje de aquellos que abusaron del temor de mis antepasados. Soy ese latido que tiembla sumiso en la rigidez —principio moral— de la humanidad.

 

LA BAILARINA

En la cama

soy la bailarina que calca

la elegancia de sus movimientos.

Mis extremidades levitan

en el lenguaje del tiempo

un manto de polvo

es sacudido en la intimidad.

Mi cuerpo

calcomanía que se estira

en la geografía de su piel.

Mi cuerpo

libélula que se posa

en el terror de las cuencas

que no digieren la luz.

Amanece una niña que descubre el placer

al observar el quiebre de su propio llanto.

Ausculta los intersticios cincelados

en la profundidad del agravio.

Desnudando el poema:

paraje inhóspito

y humano.

 

Biografía

Sandy Mel Vallejo (Guayaquil, Ecuador – 1993). Experimenta con el lenguaje a través de la poesía y el collage digital. Su trabajo visual se encuentra en Instagram como @collageroto. Publicada en revistas digitales y blogs de literatura (Revista Espora, Revista El Humo, Revista Liberoamérica, Revista Tangente, Blog La Memoria del Gato). Seleccionada de la 1era convocatoria de poesía de Editorial Despertar en el 2017 con la plaqueta Introducción a mis cenizas (Loja, Ecuador). Invitada nacional al Festival Internacional Desembarco Poético 2017 por la convocatoria "Se busca poeta", Festival Poético Onírico Internacional 2020, entre otros festivales literarios. Ha colaborado con artículos de cultura y literatura para la revista hispanoamericana Liberoamérica (2019), la revista ecuatoriana Cartón Piedra (2020) y Elipsis (2021). Finalista de la Convocatoria III Premio de Poesía Hispanoamericana Francisco Ruiz Udiel (2021). Obtuvo la segunda mención de honor en la XIV Edición del Festival Internacional Ileana Espinel Cedeño (2021). Becada de la Universidad Andina Simón Bolívar para realizar el Máster en Literatura con mención en Escritura Creativa. Su primer libro Disección del vacío fue publicado por El Quirófano Ediciones (2023).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t