Ir al contenido principal

Sandy Mel Vallejo (Ecuador)



La poesía de Sandy se escribe bajo el ardiente cielo del lenguaje del tiempo. La elegancia de sus versos destella sonoridad convirtiéndolos en un cálido descubrimiento que nos conducen por un laberinto efervescente donde no hay cabida para el misterio. La poeta Vallejo es el latido de una marea literaria en la que sus lectores se encontrarán con la rigidez de sus palabras.


LA INFANCIA

La niña se desnuda sin el juicio de la mirada. Muy pequeña aprendí que, en el jardín, las flores crecían si yo acariciaba la tierra y que ella se mojaba con el rocío cálido del descubrimiento. Mi delgado cuerpo despedía el petricor con el sol en los ojos. Palpé cada cuenta de carne y, al finalizar el misterio, pronunciaba la oración por la que podría ser castigada. Dijeron “¡no!”, sin entender por qué no era posible hacer de mi un altar de revelaciones.

A veces, en la infancia, la flor cincela su propio espejo.

 

LA PROFECÍA

En este laberinto efervescente, la carne retumba hacia los confines de la carcajada que cincela la profecía de una dama sobre una cuna de palmas abiertas. La desobediente no adolece en la orografía que separa sus muslos, destellando sonoridad hacia el silencio. Destierra despojos petrificados en el cuerpo y expulsa un crisantemo en benevolencia con la naturaleza —tal como indica la profecía— en las corolas de la humanidad.

 

OCÉANO

El océano se abre como párpado después de soñar. En este momento soy marea que descansa en el semblante de la arena. No quiero ser agua con la frente encandilada del mismo amanecer. No quiero a mi cuerpo incinerado bajo el ardiente cielo. No quiero surcar la tierra con el lenguaje de aquellos que abusaron del temor de mis antepasados. Soy ese latido que tiembla sumiso en la rigidez —principio moral— de la humanidad.

 

LA BAILARINA

En la cama

soy la bailarina que calca

la elegancia de sus movimientos.

Mis extremidades levitan

en el lenguaje del tiempo

un manto de polvo

es sacudido en la intimidad.

Mi cuerpo

calcomanía que se estira

en la geografía de su piel.

Mi cuerpo

libélula que se posa

en el terror de las cuencas

que no digieren la luz.

Amanece una niña que descubre el placer

al observar el quiebre de su propio llanto.

Ausculta los intersticios cincelados

en la profundidad del agravio.

Desnudando el poema:

paraje inhóspito

y humano.

 

Biografía

Sandy Mel Vallejo (Guayaquil, Ecuador – 1993). Experimenta con el lenguaje a través de la poesía y el collage digital. Su trabajo visual se encuentra en Instagram como @collageroto. Publicada en revistas digitales y blogs de literatura (Revista Espora, Revista El Humo, Revista Liberoamérica, Revista Tangente, Blog La Memoria del Gato). Seleccionada de la 1era convocatoria de poesía de Editorial Despertar en el 2017 con la plaqueta Introducción a mis cenizas (Loja, Ecuador). Invitada nacional al Festival Internacional Desembarco Poético 2017 por la convocatoria "Se busca poeta", Festival Poético Onírico Internacional 2020, entre otros festivales literarios. Ha colaborado con artículos de cultura y literatura para la revista hispanoamericana Liberoamérica (2019), la revista ecuatoriana Cartón Piedra (2020) y Elipsis (2021). Finalista de la Convocatoria III Premio de Poesía Hispanoamericana Francisco Ruiz Udiel (2021). Obtuvo la segunda mención de honor en la XIV Edición del Festival Internacional Ileana Espinel Cedeño (2021). Becada de la Universidad Andina Simón Bolívar para realizar el Máster en Literatura con mención en Escritura Creativa. Su primer libro Disección del vacío fue publicado por El Quirófano Ediciones (2023).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca