Ir al contenido principal

Josep Checa Falgà (España)


La poesía de Josep hace vulnerables a las personas. Checa escribe un par de versos para abrazar un cuerpo cálido que se siente como un vendaval que nutre la tierra. El escritor le da sentido a la vida y la codicia tanto que el susurro de su voz nos hace parpadear. Huiremos para pronto volver.


7 Poemas de Josep Checa

Traductora: Marta M. Soria Rayos

 


Del libro “Tots els teus noms, 2004.”

 

 

Poema Inacabado

Madrugada sobre tus ojos sellados.

Nunca he podido dormir demasiado. Deambulo

por la casa mientras las figuras de cerámica,

los cuadros, las cartas sin abrir,

el teléfono... susurran conversaciones privadas.

 Me siento en el escritorio con un vaso

de leche en la mano. Contemplo el pueblo

a través de la ventana, el puente solitario

con las luces de la noche. Escribo un par

de versos en la sombra invisible

de una nube de gaviotas que vuelan como

ángeles silenciosos entre la inexorable niebla

(un deportivo a toda velocidad)

En el dormitorio duermes todavía, acurrucada.

Como tantas otras veces me tumbo junto a ti,

las sábanas abrazan tu cuerpo cálido. Pronto

el sol entrará por los resquicios de la persiana.

Cierro los ojos. Siempre me ha gustado

despertar a tu lado.


Poema Inacabat
Matinada sobre els teus ulls closos.
Mai he pogut dormir gaire. Camino
per la casa quan les figures de ceràmica,
els quadres, les cartes sense obrir,
el telèfon... murmuren converses privades.
M'assec a l'escriptori amb un got
de llet a la mà. Contemplo el poble
per la finestra; el pont solitari encara
amb les llums de la nit. Escric un parell
de versos damunt l'ombra invisible
d'un núvol de gavines que passen com
àngels silenciosos tallant la broma verge
(un cotxe esportiu travessa a tota velocitat)
En el dormitori tu encara dorms, encongida.
Com tantes vegades m'estiro al teu costat,
sota els llençols tebis pel teu cos. Aviat
el sol entrarà per les escletxes de la persiana.
Tanco els ulls. Sempre m'ha agradat
despertar amb tu.


Del libro “L’enteniment de les bèsties, 2014


En la ciudad, la gente frecuenta las calles

por cualquier banalidad,

hay quien pasea niños y perros.

Allí, febrero pasa acurrucado,

removido a sorbos etílicos

por los carnavales.

Los escaparates acortan el invierno

y la noche silba y parpadea

como un viejo almacén.

Más lejos, con las primeras gotas del rocío,

al fondo de los torrentes, en las orillas espesas,

entre los carrizales desbordados,

lo mirlos loan el calendario.

Las campanas interrumpen la quietud

así como el balanceo del pinar

y los gritos desnudos y desgarrados de los cuervos.

No puede saberse aquí, tan lejos,

ningún otro silencio.

 


A ciutat, la gent sovinteja al carrer

per qualsevol banalitat,

n’hi ha que passegen nens i gossos.

Allà, el febrer passa arraulit,

amb el carnestoltes

per capgirar-lo a glops etílics.

Els aparadors escurcen l’hivern

i la nit tèbia brunz i pampallugueja

com un vell magatzem.

Lluny, però, a trenc de llum gebrada

 al fons dels torrents, a les ribes espesses,

entremig dels escabellats canyissars,

les merles lloen el calendari.

Les esquelles embrosten la quietud

així com el balandreig del pinar

i els crits nus i esberlats dels corbs.

No s’entén aquí, tan lluny,

cap altre silenci.

 

Del libro “Pell d’ànima/Piel de alma. 2021”

 


Päijänne

Päijänne y tú sois la misma cosa:

un alma vieja que duerme bajo el hielo.

Tu paradoja no es otra que nutrir la tierra,

ella, que no supo hacerlo contigo.

La vida tampoco es tan importante, Amalia,

si viene y va con tanta frivolidad.

En la desesperación es donde habita el dolor,

por retenerla, por no haberla retenido.

 


Només Päijänne

Päijänne i tu sou la mateixa cosa:

una vella ànima que dorm sota el gel.

La teva paradoxa és nodrir la terra

que no va saber fer-ho amb tu.

Tampoc és tan important la vida, Amàlia,

si ve i desapareix amb tanta frivolitat.

Només habita el dolor en el desesper per retenir-la,

en el desesper de no haver-la retingut. 

 


Post Scriptum

Cajones, un armario lleno de tu ropa.

La muerte no se la llevó.

Solo codiciaba tu desnudez,

tu deformidad tan desnuda como la a.

No sabía qué hacer con la ropa.

Nadie sabe qué hacer con la ropa de los muertos,

si quemarla o profanarla.

Tu letra, de contornos suaves, a lápiz,

con los santos y cumpleaños de mis hijos,

esgrafiada sobre una hoja amarillenta y arrugada.

También una pequeña libreta gastada,

con recetas de cocina en lengua castellana

(las aclaraciones en catalán, al margen).

Tu tampoco entendías mis poemas,

pero los releías y los colocabas

 cuidadosamente en la mesita,

la misma en la que rebusco como un intruso

para encontrarle un sentido a tu poesía.



Post Scriptum

Calaixos, un armari sencer amb la teva roba.

La mort no se la va endur.

Només cobejava la teva nuesa,

la teva deformitat nua, com la meva.

De la roba no sabia què fer-ne,

ningú no sap què fer amb la roba dels morts,

entre cremar-la, o profanar-la.

La teva lletra, de contorns suaus, en llapis,

amb els sants i aniversaris dels meus fills,

esgrafiada sobre un full esgrogueït i rebregat.

També una mínima llibreta espellofada

amb receptes de cuina en llengua castellana

(els aclariments en català, al marge).

Tu tampoc no entenies els meus poemes,

però els rellegies i endreçaves curosament a la tauleta,

la tauleta on furgo, com un intrús,

per cercar un sentit a la teva poesia.




PIEL DE ALMA

Es extraño hablar del alma,

sobre todo porque es ella quien no sabe hablar,

al menos no como se acostumbra a hacer normalmente.

En ocasiones, tras los ojos es donde se esconde

o entre los silencios de algún poema.

Incluso se aloja en algunas casas y viejos árboles

de corteza agrietada y vestidos de musgo,

almas del color del humo y la piedra.

Los gatos son los únicos que pueden verlas, dicen,

y es así como pasan las tardes,

atónitos delante de la pared

o mirando el techo con las pupilas dilatadas.

El alma hace vulnerables a las personas,

a menudo un dispendio excesivo de difícil gestión,

gran parte de ellas ya ha dejado la piel.

 


Pell D’ànima

Es fa estrany parlar d’ànimes,

sobretot perquè, precisament, elles no saben parlar,

almenys com s’acostuma a fer normalment.

De vegades nien rere els ulls,

o dins els silencis d’algun poema.

Fins i tot habiten algunes cases i arbres vells

d’escorça gratada i vestits de molsa;

ànimes de color de fum i pedra.

Només els gats les poden veure, diuen,

i així s’hi passen llargues estones,

atònits davant d’un envà,

o resseguint el sostre amb les pupil·les enceses.

A la gent, l’ànima els fa vulnerables;

sovint, un dispendi excessiu de difícil gestió;

un cert nombre ja s’hi han deixat la pell.

 

 

Cigüeñas En Un Campo Nevado

Desde la ventana de la cocina las puedes ver:

las cieñas te desnudan el alma.

Con su largo cuello encogido, descansan sobre una pata,

sobre el palmo de nieve que cayó anoche.

No las has visto llegar, solemnes,

en contra del viento del norte, siempre de paso.

Son como los trozos que has ido perdiendo

de todo aquello por lo que te has jugado la vida

y que ahora te mira equidistante de ti y del olvido.

En ocasiones, añoras los días que no has vivido,

las cosas que no has poseído y que te parecían tuyas.

El vendaval enturbia la osamenta de los chopos

y los cuerpos ligeros de los estilizados pájaros,

sus párpados y tus ojos.

Si te gustara el vino, seguro que bastante beberías.

 

Cigonyes Dins Un Camp Nevat

Des de la finestra de la cuina les pots veure:

les cigonyes et despullen l’ànima.

Amb el llarg coll encongit, reposen a peu coix

sobre el pam de neu que va caure anit.

No les has vistes arribar, solemnes,

a contravent del nord, sempre de pas.

Són com els trossos que has anat perdent

de tot allò per qui t’has jugat la vida

i que ara et miren, equidistants de tu i de l’oblit.

De tard en tard, enyores els dies que no has viscut,

les coses que no has posseït i que et semblava haver.

La rufagada enterboleix l’ossada dels pollancres

i els cossos lleugers dels estilitzats ocells,

les seves parpelles i els teus ulls.

Si t’agradés el vi, bé prou en beuries.

 

 

 

Del libro “La casa dels meus morts/La casa de mis muertos. 2022”

 

 

Castañas Asadas

¿Recuerdas los colores de Lisboa,

después de la incertidumbre,

de las esperanzas que nacían al alba

y morían al anochecer?

Entonces era otoño, nuestra primavera

con olor a humo

de castañas asándose en las esquinas

de la ciudad de Pessoa.

Atardeceres de piel de naranja

apagándose sobre el río.

Las mismas aguas que huían para volver,

el deseo de los mismos ojos

por verlas una y otra vez.

 


Castanyes Torrades

Recordes els colors de Lisboa

després de la incertesa,

de les esperances que naixien a l’alba

i morien al vespre?

Llavors era tardor, la nostra primavera

amb flaire del fum

de castanyes torrant-se a les cantonades

de la ciutat de Pessoa.

Captards de pela de taronja

esllanguits sobre el riu.

Les mateixes aigües que fugien per tornar,

els desfici dels mateixos ulls

per veure-les un cop i un altre.



Biografía autor

Josep Checa Falgà, poeta catalán. Nació en Caldes de Montbui (Barcelona) el año 1962. Durante unos años ejerció de promotor cultural, fundando y coordinando jornadas y actos para difundir la literatura y especialmente la poesía, como el Versosbisaura y el Casserres-poètic, ambos ubicados en la comarca de Osona. Además de realizar recitales y presentaciones en diversos lugares del territorio, también asistió invitado por la facultad de filología de la Universidad de Salamanca para leer y hablar de su poesía.

Ha publicado catorce libros y ha ganado los premios de poesía el Gat literari de Torelló, 2004, el Joan Santamaria 2007, con la obra Pont, el Jacint Verdaguer de Calldetenes 2009, con la obra 30 Orquídies, el V Certamen Internacional Àngel Ferrer de HAIKUS de los Amigos de la UNESCO (2015), el Vila de Martorell 2014, con la obra L’enteniment de les bèsties  y el Senyoriu d’Ausiàs March de Beniarjó 2018, con Pell d’Ànima.

Los libros Pell d’ànima/Piel de alma y La casa dels meus morts/La casa de mis muertos, se han publicado en edición bilingüe catalán/castellano traducidos por las poetas Concha García y Lola Andrés respectivamente.

Algunos de sus poemas se han publicado en las revistas de poesía Reduccions, Barcarola (traducidos al castellano por la poeta Concha García) y The Loch Raven Review (traducidos al inglés por el profesor Ronald Puppo). 

 

Biografía traductora

Marta Soria Rayos nace en Torrevieja, Alicante, octubre de 2001.

Estudió Traducción e Interpretación (USAL): Traducción científico-técnica, traducción jurídica, terminología, lexicología, traducción audiovisual y literaria. Entre sus experiencias cuenta con la participación en CLAK con el rol de traductora y revisora; XFORD SPARKS con el rol de traductora, revisora, gestora; TERMCAT con el rol de prácticas extracurriculares de Terminología y ONUSIDA con el rol de traductora, correctora, gestora de proyectos. Actualmente realiza voluntariado en Translators Without Borders.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca