Ir al contenido principal

José Ernesto Hernández (Puerto Rico)

 


La poesía de José Ernesto ata, arropa, entierra. Sus versos se vuelven llamaradas que incendian el paraje de la abstinencia. El escritor guarda un espacio donde yacen los cimientos del amor y otras pieles. Su inspiración embriaga la soledad y su compañera, la melancolía. 


Cada vez que te veo

así con tu mirada de abandono

ebria de soledades y melancolías,

un taciturno enamorado de la nostalgia

encuentro que no existe 

asombro ni espanto

en tu rostro lánguido

pero, dentro casi en los huesos 

en la fuente primordial de la lágrima 

yacen unos cimientos 

que se estremecen al derramarse 

una gota de la miel del dolor, 

al romperse el cristal del amor,

al caer una hoja inútilmente, 

sobre mis manos torpes,

al sentir una herida ajena 

sanar en mi piel, 

al construir un poema 

que no me reconoce como poeta.

Cada vez que te miro 

busco en tus palabras el sendero

donde van de la mano 

el verso lastimado 

y la caricia anhelada

que se abren dolidos y alegres 

por un pétalo al viento.

Cada vez que te miro 

amigo mío callado 

cubierto de tristezas

y con esos ojos abisales 

anclados al recuerdo

me pregunto sí quienes te ven

dicen lo mismo a mis espaldas.

 

 

Mis manos son llamas de fuego

que te buscan para consumirte en un abrazo

para besarte en llamaradas

en esta madrugada azul que se prende en tus ojos

en esta hora exacta donde te necesito inyectada en mi

en este espacio que tiene tu forma

tus cabellos, tu perfume, tu sangre hirviente.

yo…tan absurdo

urgiendo la sal de tu piel aquí en mi lengua.

Tú… tan fábula

incandescente gorrión ven y hazme tu nido

penétrame abarcadora e inmensa

derrámate en mis dientes

hazlos tuyos como tuyas son estas costillas.

Haz con tus besos un abismo donde me abrace tu aliento.

Dime dónde dejo para tu gloria

esta libertad inútil, mis alas, mis huellas y este camino.

 

 

Te invito a mi ven, tómame

déjame asir en tu copa la vida nuestra

despójame de las vestiduras del miedo

incinérame en el fuego que llevas en los ojos

en tu pecho abrasador, el que arde en tu sexo

átame, arrópame, entiérrame

en el hermoso caos que es tu cuerpo

escóndeme en tu boca y trágame.

 

 

En mi piel

guardo un espacio

para el tatuaje

que es tu cuerpo,

tu cuerpo que es

la llave de

todas mis puertas.

 

 

Donde espero mi fusilamiento

¡Es cierto! A esta casa le hacen falta tus pies descalzos plantando huellas. Tu silueta difuminada en la pared. El eco de tu cuerpo contra el mío, el silencio de tus sueños, el alboroto de tu mirada y, no es lo mismo estar sin ti que respirar de tu ausencia. Porque mi recuerdo de ti no se pasea por el balcón ni riega las flores del alma ni calienta las sábanas ni almuerza conmigo ni prepara el café a la hora del olvido. ¡Es cierto! La casa sin ti, es eso. Cuatro paredes sórdidas que se cierran y me tragan. Es un hueco, una cueva, una eternidad vacía de tiempos soñados. Es un pasillo, un paredón donde espero mi fusilamiento.


Biografía

José Ernesto nace el año 1981 en Caguas, Puerto Rico. Entre sus publicaciones encontramos Bajo la sombra de las palabras / Casa de los Poetas (2011), Tatuajes del amor a la piel / Casa de los Poetas (2013), La brújula de los pájaros / Casa editora Puerto Rico / 2da edición Editorial Pulpo (2016), 1.9.2.3 / Calíope Editoras (2019) y Rajuma una historia Rohingya / Editorial EDP (2019). Ha asistido a una serie de festivales y encuentros internacionales alrededor de Latinoamérica y Estados Unidos. Actualmente se encuentra trabajando en:

  • ·      Serie Poesía en el carro (video/lecturas).
  • ·      Bitácora de un nómada / Editorial Pulpo.
  • ·      Poemas Infantiles / Editorial Destellos.
  • ·      Tallere Poético “la poesía como sanación”.
  • ·      La ciudad es un poema (sin fecha de publicación).
  • ·      Poemas escritos en tiempos de pandemia (sin fecha de publicación).
  • ·      “Epígrafes” (sin fecha de publicación).
  • ·       “Numen" poemas inspirados en piezas de artistas plástico de Puerto Rico (sin fecha de publicación).

Comentarios

  1. Éxito, mi poeta favorito. ♥️

    ResponderEliminar
  2. Wepaaa!! hermosas poesías éxitos y bendiciones…❤️🇵🇷

    ResponderEliminar
  3. Wepaa!! hermosas poesías éxitos y bendiciones…✨🙏❤️🇵🇷🦋

    ResponderEliminar
  4. Correcto tu poesía nace en ti pero en mi despierta.
    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca