Ir al contenido principal

Javier Gutiérrez Lozano (México)



La poesía de Javier nos desnuda ante la verdad. En sus versos el dolor sobra y pedir perdón no basta.  La palabra del escritor Gutiérrez consume, también bendice la lucha contra el agobio y la ausencia. Su grito es el eco de la justicia y la resiliencia por encontrar el color de todas las voces que fueron apagadas.


LA REINA

        A Karen Suárez

 

Se recoge el cabello,

tiñe despacio sus labios de fruta

-carne de todos los duraznos,

patria de lo disoluto,

sueño enmarcado en comisuras-.

Se le bendice el cuerpo,

los ojos grandes de retoño,

el rostro, la palabra;

y a ella le incomoda la ropa,

la sangre,

se le carcome el pelo con silencio,

se le llenan de huecos las heridas...

y lo sabe.

Y se corta los brazos,

y se mastica las piernas,

y se proclama diosa,

reina inmaculada de las hadas,

como cuando niña...

y no lo sabe.

Y se escupe hiel en la minifalda

y deja de ser quien es

para empezar a ser

quien cree que debe ser;

y no lo es.

Pero a un lado del espejo,

ciega a la vendimia del pasado,

inmune a la corrupción de los engaños,

inocente aún,

perpetua,

es de nuevo,

la niña temerosa

que dijo "no" con su mutismo,

la mujer que incompleta

huye del amor como sentencia

y se consume

la forma articulada de la vida

entre la culpa y las pastillas,

entre los hombres y su duelo,

entre las sombras de una casa

que ha ocultado, entre tantas cosas,

la corona que le pertenece.

Ella se mira distante;

yo también la observo de lejos;

yo también me resigné al silencio.

 

 


LA HEROÍNA

A Marisela Escobedo

 

¿Recuerdas las tantas veces?

¿El miedo, la impotencia,

la reunida fuerza para frenar la despedida?

¿Recuerdas cuánto el peso archivado,

la verdad escrita sobre el agua

y el olor,

el olor a muerte tan vacía de muerte

cuando no hay un cuerpo al que llorarle?

Recuerdas, Marisela, cada hombre,

cada mínimo detalle para hacerle frente

y no olvidar que el olvido

habría sentenciado a la verdad

a una doble muerte desolada.

Y te aferraste, y no viste pesadumbre

ni dolor que te callara,

y recordaste el color de sus mejillas

y coloreaste las mismas tuyas

cuando dijiste ser la broma y la risa

de una autoridad que te pintó la cara.

Y te pintó la cara y te arrancó el cabello,

y desnuda entonces,

cubriendo todo

lo que restaba de palabra con pancartas

te viste dueña de las calles

y del sol que cae a plomo

en este desierto de justicia

que es nuestro país.

 

Nos queda, Marisela,

recordar tu nombre,

y sangrar tus tres ausencias

y tragedias,

pues pedir perdón no basta

en esta tierra silenciada,

en este Estado tan pequeño

que tan grande le quedó tu nombre.

 

 

 

EL COLIBRÍ

A Yosimar García

 

Nunca tanto frío como aquella tarde.

Como aquella tarde nunca tantos gritos

y después sólo la sangre y el silencio,

la búsqueda de una verdad a ciegas

cuando el resistir y apretar el pecho apenas basta.

 

-¿Dónde estás?-

 

Cuando vacío ya el cuerpo de tanto agobio

y la resiliencia no es siquiera una opción,

cuando el aliento agota toda burocracia

y no hay residuo, ni materia, que no guarde

en este esfuerzo el dulce color de tu voz,

vuelvo a soñar tu anhelo,

tu cuerpo que me pide que te busque con el mío,

que nos busque,

que los busque.

 

-¿Dónde estoy?-

 

Y cargo entre papeles la extinción de cada llanto

pues sobrevivir aquí

no basta.

Y entonces en medio de la lluvia y la blasfemia,

la amenaza y el azote oscuro del acoso,

entre el dolor que sobra, pero oculto,

y el miedo que me arrancaron contigo adentro,

me dispongo a cambiar el rumbo de la espera.

-¿Hay alguien más contigo?-

 

Y somos tú y yo y la pala,

y somos este hartazgo y desolación,

y somos la impaciencia del que lo ha perdido todo,

y somos tú y yo y mi pala,

y el 26 de enero del año 2017,

y tu cara la verdadera enmienda

de esta lucha abanderada,

y somos las ausencias, las familias,

las 895 mujeres que por desgracia propia

también me amparan,

y somos los 295 cuerpos arrebatados de palabra,

y los 18 mil fragmentos calcinados,

y un país, Yosimar,

un país,

que busca el mínimo suspiro entre el aullido

para poder subsistir.

 

Yosimar, no olvides que mamá,

que el mundo,

te sigue buscando.

 

Yosimar, soy mamá.

¿dónde estás?

 

 

 

EL INDIO

A la comunidad yaqui

 

Cuando en el país eres el tropiezo

y el mutismo,

cuando no eres ni el rastro

de una huella en tu propio suelo

y tu color y tu bandera

son la deficiencia histórica,

el salto de la página;

resistes.

 

Resistes y resuenas en el eco

de los que extraviaron su grito

en otra voz,

y entonces bailas en su ausencia

y recuerdas en el fuego

el verdadero color del agua,

la nota de los vientos, el venado

que bendice con su paso las estepas.

Porque, aunque tu pecho una diana,

la sangre es roja en tu carne

y la tierra no es ni tuya ni del puma,

son ambos de la tierra

que sepulta su clemencia.

Por eso permaneces, y a nosotros

la ciudad nos envenena,

y tu piel marrón es el amparo,

el reparo de los que no pudieron;

pero tú resistes.

 

Y eres el escolta inmóvil,

el hijo de los ríos,

el verdadero hijo de esta arena,

el indio,

los indios,

los todos indios,

nosotros,

los otros.

Y aun así;

resistes.

 

 

 

LA MARIPOSA

A Homero Gómez

 

A la mariposa se le ha muerto

-a medio viaje- la ilusión,

se le ha sangrado verde el recorrido

para ahuyentar el verso y la palabra,

la verdad,

para sofocar con agua el auxilio.

 

A la mariposa se le apesta el cuerpo,

se le apaga el ala quebradiza

se le lleva de la mano

a la extinción.

 


Biografía

Javier Gutiérrez Lozano (Puebla, México. 1988). Poeta, traductor, periodista y gestor cultural. Director de Alcorce Ediciones, de Revista Vislumbre y profesor de Ciencias Sociales y Artes. Ha publicado once libros de poesía en países como España, Colombia, Uruguay, Perú, Venezuela, Reino Unido, Estados Unidos y México. Como profesor ha impartido clases y talleres en distintas universidades de talla internacional como la Universidad de Belgrado, Universidad de Granada, Universidad de Emory y la Universidad de Virginia. Su trayectoria literaria y cultural fue reconocida por el Senado de la República en México en el 2023, año mismo en el que se le otorgó el Premio Nacional Orden de José Martí en los Estados Unidos.

Web: www.gutierrezlozano.com.mx


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca