Ir al contenido principal

Edison Herrera Rosas (Ecuador)


La poesía de Edison Rodrigo mantendrá nuestros sentidos bien despiertos. Sus versos serán un motivo para encontrarnos entre la esperanza y el fuego. El escritor Herrera Rosas dejará con su legado un tesoro para arder y no rompernos en el intento.

 

 

I

 

A mí me han juzgado

y condenado por lo que era,

quizá por lo que hice y ya pagué,

y esa sentencia presente ha sido arbitraria,

porque han condenado ahora a un inocente.

Mi pasado ha sido y sigue siendo

Una suerte de venganza contra mi futuro.

 

AHORA

 

Voy por los caminos,

con mis sentidos bien despiertos,

viviendo al tiempo,

sintiendo lo que me mueve

que me conmueve,

y atento,

a quien y en que parte del mundo

dejaré mi corazón

 

 

 

II

 

Estaba llorando,

porque así lo hago,

Porque así lloramos los rotos,

Un día cualquiera nos caemos,

Nos rompemos,

Y caminamos por el mundo pretendiendo indiferencia

Ante el dolor que nos lleva a modernos la lengua…

el alma.

 

 

III

 

Aún conservo la esperanza de encontrar

A alguien que odie lo que odio,

Y si queda tiempo,

Aunque no necesario,

Que ame lo que amo,

Así, sin complejos.

 

 

 

IV

 

Sin dormir,

a la noche,

espero la muerte en tú forma,

y cuando a la ventana una luna deforme me mira,

al rincón soy yo el arpa que se olvida.

 

Sin despertar despierto,

a la luz de medio día,

Y cuando la noticia llega,

con la causa conocida,

 

Al rincón soy yo, el arpa que te olvida.

 

 

 

V

 

Que infierno éramos,

Ardíamos.

 

Abrace tu sombra entre llamas

Y tus mis demonios.

 

Me abrasaste entre brazas

Y ardimos y fuimos incendio

Que nadie controla.

 

Y vino el relámpago, el rayo,

Y vino el beso y tome tu mano,

Y quemamos todo,

Incluso las normas escritas

Y fuimos proscritos desterrados.

 

Y éramos un tesoro,

Algo que se busca

Con todo el deseo,

Porque anduvimos por todos los infiernos

Y ya no tuvimos miedo.

 

Éramos Ángeles caídos

Sobrevivientes de un naufragio,

Y ante la muerte inminente

Nos besamos por encontrarnos.

 

Que desastres quedaron,

¿Qué infierno es este?,

¡Que solo uno pasa

Cuando viene el rayo!.

 

 

Biografía

Edison Rodrigo Herrera Rosas es escritor, Poeta, Dramaturgo, Actor, Bailarín, Psicólogo.

Tres Poemarios publicados: MI DERECHO A LA REPLICA (2010) con la Casa de la Cultura Núcleo de Imbabura, el Poemario, VERSOS TRCULENTOS, POEMAS VERDADEROS (2013) (Auto publicación) y el Poemario DONDE ANTES HABIA UN CORAZON AHORA HAY UN AGUJERO, con la editorial El Ángel Editores (Quito). Finalista en el concurso literario realizado por Gescultura (2007) con la novela DONDE LA NADA ESPERA y ha participado en varios recitales de poesía.  Ha escrito para el diario Letras de Imbabura, periódico mensual de la Casa de la Cultura Núcleo de Imbabura

Director, Maestro de Camino Rojo Danza Teatro. Ha escrito y dirigido obras para Teatro y se ha presentado en Festivales de Artes Escénicas en Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela. Entre sus obras más destacadas tenemos: CUERPO Y MEMORIA – EMILYA –  ÚLTIMA CARTA DE ÚRSULA – LOS DÍAS EN CIUDAD DESCONOCIDA – VACIO – LAS GUERRAS DE EVA – EL ÁRBOL LA MONTAÑA Y TÚ – EL JARDÍN IMPOSIBLE – PASO DE NUBE – ATRAPADOS. Dirige la compañía CAMINO ROJO DANZA TEATRO de la ciudad de Ibarra y el Festival de Danza y Teatro ZONAS LIBERADAS. Actualmente cursa la maestría en Estudios Avanzados de Teatro.

Comentarios

  1. Felicitaciones a la publicación, el poemario en su nombre y en su contenido llama la atención, deberían hacer mayor difusión sobre los poetas y escritores ecuatorianos, asì conocemos sobre su trabajo y su obra, adicionalmente saber cada cuanto La Poesia del Projimo hace publicaciones, preguntarle a Edison Herrera, sobre ¿donde leer las otras obras mencionadas en la publicaciòn y donde ver sus obras de teatro? abrazo a Poesia del Projimo, buenisimo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo