Ir al contenido principal

Julio "Flecha" Quinde (Ecuador)


La poesía de Julio es la alegria de la vida. En sus versos deja descubrir el misterio que representa la verdad, el tiempo y la conciliación. El escritor Quinde nos susurra paz en cada encuentro de la palabra.



La lluvia es felicidad

    “Siempre me gusta caminar bajo la lluvia,

así que nadie puede verme llorar”.

                     Charles Chaplin

 

¡Me gusta la lluvia,

no para que nadie vea mis lágrimas!

Cuando cae la lluvia

no son lágrimas que descienden;

la lluvia es felicidad,

es la alegría de la vida.

 

Bajo la lluvia

nace la inspiración para decir te amo.

Bajo la lluvia quiero que bailemos juntos,

quiero que corramos bajo el agua  

y que todos piensen que estamos locos,

cuando en realidad lo que estamos haciendo

es disfrutar del mejor regalo de Dios.

 

Y como sé que la lluvia es felicidad,

solo basta verte conmigo

y recordar mis momentos de niño bajo el diluvio,

esa es la más grande prueba que la lluvia es felicidad

es la alegría de la vida

y es el más grande regalo que Dios ha dado a la humanidad.                                     

 

POEMA A MI PADRE

Ribera del tiempo

En la orilla del tiempo

se yergue un faro de amor.

Padre querido,

eres mi luz, mi calor.

 

En tus brazos encuentro paz,

en tus ojos veo la verdad.

En cada paso, en cada abrazo,

siento tu amor, sin igual.

 

Eres mi guía, mi héroe,

siempre cerca, nunca lejos.

En este mundo tan incierto,

tú eres mi puerto seguro.

 

Padre querido, eres mi ídolo,

en mi corazón, en mi alma,

siempre presente, siempre amado,

bajo tu luz.

 


Hacia la armonía

Si la vida se la viviera en armonía,

¡qué distinto sería!:

un mundo donde prevalezca la amistad, la concordia,

la conciliación,

un mundo donde un abrazo sería lo más normal

y no un ¿qué te pasa? o ¿qué te sucede?

 

Sí, decir te quiero o te amo,

eres lo mejor de mi vida

debería ser normal.

 

Si nos miramos detenidamente unos a otros

podemos darnos cuenta que somos iguales.

¿Por qué permitimos que la ciencia

y la diferencia de creencias dirijan nuestras vidas?

¿Por qué no abrazarnos y decirnos somos hermanos?

 

Si el amor es primordial en la vida

¿por qué no aplicar en nuestras vidas

esas enseñanzas de profetas

y pensadores que buscaron unir al mundo

con su mensaje de armonía?

 

¡Abracémonos y digamos que somos hermanos,

para exigir una vida justa!



Myosotis

La chica que conocí esta noche,

un misterio encantador que anhelo descubrir,

en cada susurro de la brisa nocturna,

en cada latido acelerado de mi corazón,

con tu sonrisa brillante como la luna,

iluminas mi camino en la oscuridad,

sus ojos tan profundos como el mar,

que se adentran en mi alma.

 

En tu presencia, el tiempo se detiene,

cada momento juntos es tesoro.

El universo conspirara a nuestro favor,

para que nuestras almas se encuentren

y tejan una melodía de amor,

siento que el destino nos unió.

 


El testimonio de una pasión

Tu belleza me hipnotiza y me atrapa,

dejado una huella inolvidable en mi alma,

la luz brillante que ilumina mi vida en un mi cielo oscuro,  

eres poesía que surge de mi interior

y la música que toca en mis sentidos.

 

Eres el sueño que persigo todos los días,

eres una luz que ilumina mi vida,

eres la flor que me enamora cada día.

Con esa risa coqueta y esa personalidad

extrovertida que alegra mi vida.

 

Escucharte tan solo hablar

es escuchar a un ruiseñor cantar.

Pasar un día entero contigo

es lo mejor que me puede pasar

y ese es el mejor regalo que te puedo dar.

 

 

Biografía

Julio Quinde, de seudónimo Flecha es un bibliotecario, periodista y promotor cultural nacido el 17 de septiembre de 1995 en la ciudad de Guayaquil (Ecuador).

Es miembro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana 'Benjamín Carrion' Núcleo del Guayas y Centro Cultural Ecuatoriano Medardo Ángel Silva, es tercer Vocal principal de la Asociación Nacional de Bibliotecarios del Ecuador "Eugenio Espejo", representante en Ecuador de la Conferencia Internacional del Libro.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t