Ir al contenido principal

Rafael Courtoisie Beyhaut (Uruguay)





La poesía de Rafael nos abrirá la puerta de los cielos. Sus versos deambulan entre la solidez del pensamiento único y la dulzura que representa la alegría. El escritor Courtoisie sutura las grietas de cualquier dolor y nos invita a galopar lejos de la rutina, cerca de territorio Panhispánico.

 

I

PARA ENCONTRAR UNA AGUJA EN UN PAJAR

Sencillo: prende fuego al pajar

lo que quede después entre las cenizas, largo,
longilíneo, menudo, 
bruno, firme, diestro en el cuerpo aciago de su metal
esa espiga tuerta con el ojo abierto
donde podría galopar una manada
de camellos para que los ricos mantengan
de par en par abierta
la puerta de los cielos

es la aguja 
que buscas.


 

VII

QUÉ HACER CUANDO APARECEN HORMIGAS EN LA COCINA

Antes que nada, cuidado:

las hormigas son nazis 
o comunistas
(se trataba de una

de esas opciones:
lo leí hace tiempo en un texto
de zoología)

de cualquier modo, son disciplinadas
totalitarias, tienen una obsesión
una idea fija, son seres
de pensamiento único
y mente terca, trabajan 
hasta caerse muertas, no tienen 
feriados ni horas extra

ahora que lo pienso:

son monárquicas
y feministas, siempre
tienen una reina, nunca
un rey, ni siquiera 
un principito.

 

Se trata de una dictadura
militar, de una monarquía
absoluta.

 

No hay democracia ni disidencia 
entre las hormigas.

Son negras
o rojas, nunca 
negras y rojas
al mismo tiempo.

 

Odian la anarquía 
van en fila
se comunican fregándose
las antenas
pero no hay goce
en ello.

 

Representan un enemigo 
diminuto pero poderoso.

 

Ni humo, ni agua, ni veneno.

 

El mejor modo
de combatirlas 
es rendirse, entregarles todo:

deja el azucarero 
abierto para que se ahoguen
de dulzura, para que revienten 
de contentas.

 

La alegría es un arma
terrible para ellas.


 

XVII

CUANDO VAYAS A REPARAR UN MURO

La solidez es una forma extrema

de la debilidad: mira tu cuerpo.


Está hecho de casi nada, de agua
y polvo. Lo más duro de ser

es estar.

 

¿Y para qué?

 

Al suturar la pared
la grieta se abrirá 
dentro de ti.


LOS VERSOS PERTENECEN AL LIBRO MANUAL DE POESÍA PARA RESOLVER PROBLEMAS DOMÉSTICOS

 

Biografía

Poeta y narrador, Rafael Courtoisie ha sido profesor de Literatura Iberoamericana en el Centro de Formación de Profesores del Uruguay, en la Universidad Católica del Uruguay y en la Escuela de Cine del Uruguay. Ha dictado conferencias en universidades nacionales e internacionales.

Entre sus publicaciones, traducidas a varios idiomas, destacan Antología plural de la poesía uruguaya del siglo XX (1995), Palabras de la noche (2006), Santo remedio (2006), Poesía y caracol (2008), Goma de mascar (2008), Tiranos temblad (2010), Antología de la poesía uruguaya del siglo XX (2010), Partes de todo (2012), Santa Poesía (2012) y El ombligo del cielo (2012). Además, ha traducido a Emily Dickinson, Sylvia Plath, Raymond Carver, Mario Luzi, Valerio Magrelli y Alessio Brandolini.

Asimismo, ha sido distinguido, entre otros, con el Premio Fundación Loewe de Poesía (España), el Premio Plural (México), el Premio de Poesía del Ministerio de Cultura del Uruguay, el Premio Internacional Jaime Sabines (México), el Premio Blas de Otero (España) y Premio Casa de América de Poesía Americana (España).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t