Ir al contenido principal

Santiago Grijalva (Ecuador)



Los poemas de Santiago, desbordan los afectos y en su invitación a una pausada lectura de sus versos, esa luz que produce atraviesa el cuerpo. La sensibilidad de Grijalva, nos lleva a territorio inexplorado, desde imaginar ser la canción que sonará en el último de los días hasta hacer el amor con las sombras. Su poética transportará nuestra alma hasta ponerla empapada, donde nuestros ojos terminarán encendidos de lluvia, y podremos conocer esa parte íntima de su corazón y la nobleza de su alma.


Acerca de la fotografía de Juan y Mara

I

Contemplo en silencio el hombro de Juan
y la sien que se vierte sobre su costado
como un cause de rio que entiende el silencio de una fotografía
¿qué historias habrías dispuesto en esas milésimas de segundo?
cuando el mundo se llamó Mara,
Mara viento del sur
                has venido a desordenarnos los afectos.

Impasibles descansan las nostalgias
para interrumpir y poblar la luz de aquellos segundos
donde Juan recordaba
                que ni a poesía podía ser balsa en la inconformidad de las costumbres.

II

Por otro lado
la luz atraviesa mi cuerpo
                y busco tu rostro para acomodarlo en el pecho
sin más remedio, tengo un hueso que sobresale
esculpido de memoria y tiempo,
no existe forma de que seamos aquella fotografía
pero estas más cerca de la sangre,
a paso lento recubres la maquina roja
                al igual que una ciudad en ruinas
que únicamente sirve para los recuerdos.

(Inédito)


Inconexo

Escucho lluvia golpeando el cristal,
a lo lejos, un par de niños juegan a
mantenerse secos
sin saber que su alma ha de quedar
empapada.

A un lado de los sonidos
aparecen dos ojos, encendidos de lluvia,
claros entre las sombras,
punzantes en la calcinante agonía de los
que los vieron.

Tras los residuos de luz encuentro un trazo
obtuso
imitando a la máquina roja de mi pecho
he muerto muchas veces por detrás de un
recuerdo.

Me vuelvo para verme en el espejo
pero el reflejo fue robado por el invierno.
Me busco en los ojos diminutos de las
hormigas
que visitan las moras de mi casa.

Ahora vuelvo a los cristales
para encontrar en ellos el reflejo perdido
de las moscas que han venido a visitarme
queriendo mi carne
únicamente encuentran polvo.

(Los desperdicios del polvo, 2018)

Tras los cristales

Sé la canción que sonará en el último de
mis días
cómo vestirá la mujer que llorará en el
cerrar de cuentas
la forma inconclusa en que se escribirá la
historia
los testigos premeditados que correrán a
mirarme el cuerpo
y los primeros gusanos que conocerán mi
alma.

Este asunto de morir podría ser sencillo,
un cuerpo sin vida, una pena almidonada,
al culminar el día se me da por ser suerte,
vasija sin barro, cuero de látigo, escultura
defectuosa,
al hablar de la muerte se me da por conocer
las sombras
donde esperaste tantas noches,
no sufras tanta espera, no reproches al
tiempo,
ni derroches dinero en llantos alquilados,
solo acompaña a esta nostalgia
por el largo andar, sin fin al margen del
mundo,
solo reclámame los recuerdos y deja caer
sobre los ojos del pájaro ciego,
ese velo que recubre la muerte, déjame
verla sin luz
haciendo el amor con las sombras,
déjame que se meta por los huesos la
soledad
y que en la quinta ruta o paseo de la memoria,
no me sueltes, que en esos tiempos
aún valía la pena.

(Los desperdicios del polvo, 2018)


Biografía

Santiago Grijalva (Ibarra, Ecuador; 1992). Psicólogo Social Comunitario. Publicó los poemarios; La revolución de tus cuerpos (2015), Arreglos para la historia poemario (2017), Los desperdicios del polvo (2018) Cerrar una ciudad (New York Poetry Press, 2019). Consta en la Antología de Poesía Española Contemporánea "Y lo demás es Silencio Vol. II" (Chiado Editorial; Madrid, 2016), Seis poetas ecuatorianos (Editorial Caletita; México 2018). Sus poemas han sido publicados en la revista Aérea Revista Hispano Americana de Poesía (Santiago de Chile; 2018) Utopía (Edición N°93; 2016) Cuando E. P. Thompson se hizo poeta: revista de poesía política (N°4; 2017). Además, en varias revistas digitales en Iberoamérica. Participó como invitado en el Festival Internacional de poetas Poesía en Paralelo Cero (Ecuador, 2016) y Las líneas de su mano (Bogotá, 2018), Jauría de palabras (Bolivia, 2019). Coordinador del Décimo y Undécimo Encuentro de poetas en Ecuador “Poesía en Paralelo Cero”.

Comentarios

  1. Muy buen blog y trabajo Literario... Me gustaría saber cómo se puede contactar con la página si uno también es escritor...

    ResponderEliminar
  2. Es lo que todos queremos saber Alex, salu2

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t