Ir al contenido principal

Claudia Cárdenas Legarda (Colombia)


La poesía de Claudia es la bendición de la palabra, es el misterio, el poema, el orgasmo.  Las letras de Cárdenas es la ciudad que se derrama en medio de mi almohada. La tinta de sus versos nos dejará rastro en la piel, por nuestro cuerpo caerá todo su abecedario y sus escritos serán lava que fragua en nuestro volcán. Desde hoy perderemos la calma, el placer con sus excesos serán agua y sal robándole noches a la muerte y ganando prosa y versos libres a la vida. 

Sublime silencio
La ciudad se derrama
en medio de mi almohada
el mar se alebresta,
el viento se detiene,
la luna llora de rabia.

En medio de las sombras
grita el silencio de tu silencio,
me define la sombra de tu sombra,
me besa la nada de tu nada.

Me encierro en este cielo inhabitado
donde espero la bendición de tu palabra;
alfabeto, frase, libro del universo.

Tu palabra, promesa rota que no conoces,
escudo y arma que no necesitas.

Porque tu mano y tu rostro son silencio,
un divino silencio que roza y ama el universo,
el silente universo que no habla con palabras,

El sublime silencio, siempre.

Deja ya de morir
Busco en los astros lo que está en la piel,
busco en el reloj lo que está en el alma,
busco en el movimiento, lo que está en
la calma.

Busco en todos los rincones, sin saber
que quiero hallar.
Busco,
busco,
me adentro,
y lo único que encuentro
es la bendición de tu palabra,
esa voz diciendo:

"Deja ya de morir".

Soneto pervertido
Conjuras mi placer con tus excesos
suspendes estos versos en mi vientre,
por más que en el poema me concentre
agua y sal es mi centro, lo confieso. 


Empapas el pensil de mis lunares
con tu sabrosa lengua de laguna,
¿Cómo no amar el brillo de la luna
si me aprueba explotar en tus lugares?

Mi comisura deseando abierta
la lava que se fragua en tu volcán;
vida que abre y penetra cada puerta
al instinto olvidado en el desván,
provocas que mi cielo se pervierta
con tu éxtasis flotando en el diván.

Amor escondido
Hoy te vuelvo a soñar, casi a escondidas
robándole sus noches a la muerte
y ese beso negado por mi suerte,
reverdece en la sal de mis heridas.

Intento abandonar tu infiel saliva
aunque sea la tinta de mis versos,
pasión, mar carmesí de mi universo,
frenético velero que me aviva.

Pero levanté torres de Babel
en el pensil fulgente de tu pecho;
por mi cuerpo cayó tu abecedario.
Bebí de tu cicuta como miel,
tu frío adiós dejó en jaque mi lecho:
Así escondí mi amor en el armario.


Metáfora oscura
Noches de luna y llanto
Y, sin embargo, conmigo te llevo
como sombra,
como manta,
como patria,
como misterio,
como poema,
como orgasmo.

Noches de distancia y miedo
en las que legiones de fantasmas
te reclaman y me hieren
y, sin embargo, conmigo te llevo;
Como canción de lejanas llanuras,
como sueño del mediterráneo,
y como metáfora oscura.

Biografía
Claudia Cárdenas Legarda. Nace en Palmira (Valle del Cauca). 
Colombiana , 33 años.

Amante eterna de la palabra, con sus luces y sus sombras.
He participado en varios recitales poéticos y mis poemas se han publicado en algunas páginas web. 

Facebook: Claudia Cárdenas
Instagram: @claudismajoysalome
Twitter: @claudisymajo

Comentarios

  1. Que bueno es leer poesía. Jodorowsky dice que en nuestra poesía nos mostramos desnudos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t