Ir al contenido principal

Paola Zambrano (Ecuador)



La poesía de Paola serán los eternos estallidos de nuestras almas. Sus versos nos llevarán hasta los gritos prolongados de la locura. Nos sentiremos en primera fila y nos vestiremos de orgullo esperando que el milagro suceda. En el hábito de la incertidumbre, sus letras serán el lenguaje de un universo invisible donde el dolor tiene espacio en un trozo de cielo bifurcado.

[ ]

Una estalactita anestesiada por la oscuridad,
Como un tumor que va a ser extraído,
Espera que suceda el milagro.


                                                                       [Del libro inédito Indefatigable]



Heridas mías:

Silben, graznen, no oscurezcan a lo lejos
Vístanse de mi orgullo, no adormezcan
La vergüenza no es más que asientos agitados en medio del abismo
Dancen como pájaros, marquen su nido
Pónganse en las primeras filas de mis tropas

Heridas mías:

Son eternos los estallidos de nuestras armas

                                                                       [Del libro inédito Indefatigable]

Me arrojé de rodillas sobre esta tierra, sobre el agua salada, sobre los gritos prolongados de la locura, sobre los acontecimientos mediocres que se lanzan para sentir mi caída.

Pero he llegado, cuando el encanto se convierte en un sollozo infantil que precipita las batallas; que no sobrevive a las devastaciones y sueña con flores que nunca han sido bellas, que crecen con las tempestades, donde gente llega sin anunciarse y se bañan en las aguas que el mundo ha abandonado.

Luego ya no olemos a nada.

 [Del libro inédito Indefatigable]

Usurpo la línea del delirio
Divagaciones de la sequía
De una tierra prometida que se hunde.

Moho de un templo en ruinas
Que palpita debajo de las rocas

Espacio inhabitado de un forastero
Sin premoniciones de su muerte

Tatuaje invisible que se arquea
Como un río inquieto
En el hábito de la incertidumbre

Sueño con aguas clarísimas
Con arcas recostadas sobre jardines de sal

Revelación de un cielo bifurcado
Un arquetipo sordo
Que se extingue en su cosmografía desgastada

Como lenguas de un universo que profesa

                                                  [Del libro inédito Divagaciones de la sequía]

Uno

He probado aceite de la máquina que me construyó
Me he retorcido en la piel de un desconocido

El dolor es un trozo de madera con clavos

                                                                        [Del libro Suplicio de la horca]

Noticia de un hecho inoportuno

Me parezco en todos los cuadros
Me parezco y no me reconozco

Mis facultades mentales son distraídas
Navego entre las flores de naranjo

Mi rostro es un disfraz
Un suicida con un bisturí en el bolsillo

                                                                        [Del libro Suplicio de la horca]

Biografía
Paola Zambrano Jeria (Santa Cruz – Islas  Galápagos)
Poeta, diseñadora, gestora cultural y guía naturalista del Parque Nacional Galápagos. Fundadora del Grupo de gestión literaria Galápagos Contracorriente. Fue tallerista de los escritores Maritza Cino Alvear y Miguel Donoso Pareja.
Ha publicado el poemario Suplicio de la horca (Shamán Editores 2005), coautora del Catálogo de sitios turísticos culturales de la Isla Santa Cruz Galápagos. GAD Municipal de Santa Cruz (2018), Indefatigable (Inédito), Divagaciones de Sequía (Inédito), incluida en diferentes antologías y revistas digitales. Fue condecorada al Mérito Cultural por el Muy Ilustre Municipio de Santa Cruz. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t